Sigue el drama por el agua en Manizales

Se espera que este jueves se restablezca el servicio en el 50% de la ciudad, pero será racionado.

En un nacimiento de agua que hay en el barrio San Cayetano, en Manizales, el pantano ya es una constante para la fila de gente que, con balde en mano, espera conseguir el valioso líquido. Valeria Trejos, de cuatro años, espera el turno para llenar una botella de litro y medio. “Hace muchos días que se fue el agua”, dice la niña, con sus botas de caucho sucias y abrigada con un saco de lana. En realidad, la ciudad lleva nueve días sin el líquido.

La avalancha, que dañó la principal planta de tratamiento, ha puesto en dificultades a los manizaleños. “Las ventas han bajado, porque la gente duda del origen del agua que usamos”, asegura Aleyda Cardona, dueña de la cafetería El Arbolito del barrio Solferino, uno de los más humildes de la ciudad.

“Mi mamá tiene 70 años y también le ha tocado cargar agua desde el nacimiento en el barrio Bengala. Lo peor es que uno llega con medio balde”, agrega.

La administración municipal ha tratado de paliar el inconveniente a través de carrotanques que, coordinados por el Cuerpo de Bomberos y la empresa Aguas de Manizales, distribuyen el líquido. Al menos 80 de estos vehículos, con capacidad para almacenar entre 12 mil y 30 mil litros, recorren la ciudad. Camionetas que llevan tanques de mil litros apoyan la tarea. Más de 1.600 personas trabajan en la logística. Sin embargo, parece que no es suficiente. Hasta ayer al mediodía, según la Alcaldía, se habían repartido casi cuatro millones de litros de agua en el 90% de la ciudad. Es decir, en promedio, 10 litros por habitante en esta semana.

El desespero por el líquido es tal que, el pasado sábado, habitantes del barrio Galán llamaron a los bomberos dando aviso de un incendio. Los socorristas enviaron una máquina para atender la situación. Grande fue su sorpresa cuando hombres en motocicletas detuvieron el carrotanque y una multitud empezó a hacer fila para extraer el agua. El incendio había sido una triquiñuela.

“Uno entiende la necesidad de la gente, pero el problema es que ese carro es exclusivo para el servicio de incendios”, comenta el mayor Carlos Alberto Marín Gómez, comandante de Bomberos.

En cada sector de Manizales la postal es la misma: hombres, mujeres, niños y ancianos cargan tinajas y poncheras en busca de agua. Los carros particulares van llenos de porrones que llenan de agua en los nacimientos de las afueras de la ciudad. Quienes tienen tiempo, acuden a familiares y amigos en el vecino municipio de Villamaría.

Para los líderes sociales la situación es inaguantable. La Corporación Cívica de Caldas, organización que hace vigilancia política, emitió un comunicado en el que se señalaba al Alcalde Juan Manuel Llano como el causante de llevar la ciudad a unas circunstancias “indignantes y humillantes”. Esto parece corroborarse con la gente que en barrios como El Guamal, Pío XII, Chipre, entre otros, ha bloqueado las calles elevando arengas contra la dirigencia política.

Óscar Gutiérrez, representante de la Unión Nacional de Usuarios de Servicios, fue uno de los convocantes al plantón de protesta que se realizó el martes en la plazoleta del edificio de la Alcaldía. Ayer marcharon por el centro de la ciudad y hoy esperan realizar una tercera manifestación.

“Vamos a hacer una petición a la Alcaldía y a Aguas de Manizales para que expliquen por qué la Planta Niza —que en este caso tendría que servir como auxiliar— lleva más de ocho meses sin funcionar”, indica Gutiérrez, en relación a la planta que desde noviembre de 2010 está averiada por efectos del invierno.

El alcalde Juan Manuel Llano señaló ayer que las obras de reparación de los tubos afectados está muy adelantada “y se restablecerá el servicio del agua a un 50% de la ciudad”. Eso se hará hoy, “pero será racionada”, aseguró.

Por lo pronto, la gente tendrá que seguir con sus filas, pero espera no tener que acudir a medidas descabelladas, como María Nelly Salazar, quien a falta de un poco de agua asegura que si el líquido no vuelve pronto a su casa “me va tocar echar Coca Cola al sanitario para poder vaciarlo”.

Temas relacionados