"Soy un homosexual orgulloso": profesor Óscar Arcila

Para el docente, el Día del Orgullo LGBT se trata de decirle a la comunidad "nosotros estamos acá, somos visibles y nos sentimos orgullosos de lo que somos".

Óscar Arcila durante su matrimonio. Cortesía

Aun cuando la Corte Constitucional reconoció hace 18 años que los docentes LGBT tienen derecho al libre desarrollo de la personalidad, el trabajo, la igualdad, la intimidad y la libertad, hay trabas sociales para que esto se haga realidad.

Óscar Arcila, un profesor homosexual de una institución en Envigado (Antioquia), ha tenido que padecer el matoneo por parte de alumnos y colegas, aunque señala que el ambiente ha mejorado luego de que las directivas del colegio decidieron tomar cartas en el asunto.

“Yo soy orgulloso de ser gay porque he tenido que luchar. Tal vez el heterosexual no está orgulloso de su heterosexualidad porque la ha tenido fácil. Pero a mí me molestaban en el colegio cuando era niño, me han perseguido en mi trabajo por ser gay, me han trasladado de colegio por ser homosexual. Los derechos que tengo los he conseguido con esfuerzo”, dice Arcila.

Para Arcila, recién casado, las leyes en Colombia han avanzado, pero la sociedad no.

Durante años, el docente fue víctima de acoso en el colegio en el que enseña actualmente. Tuvo que luchar para que las directivas de esa entidad entendieran la importancia de decirle no a la homofobia.

"Los estudiantes empezaron a rayar la puerta, a escribirme mensajes como ‘Óscar cacorro’, ‘Óscar gay’, ‘Malparido cacorro’. Inclusive el día de la mujer rayaron una puerta diciendo Feliz día de la mujer. También me empezaron a intimidar por redes sociales, me mandaban mensajes por Facebook acosándome sexualmente; al principio el colegio no le dio mucha trascendencia al asunto. Los primeros días dije ‘es una tontería’. Pero se hizo reiterativo, me empezó a hacer daño el asunto, me empecé a sentir mal, inclusive les coloqué un mensaje respondiéndoles a sus insultos, diciéndoles que gay no era un insulto y más rayaban", cuenta.

Peor aún: para Arcila era claro que los alumnos habían sido motivados por un colega suyo para que actuaran de esta forma. "Las prácticas homofóbicas son muy comunes en la escuela y yo creo que es la proyección de la homofobia que traen los niños de la casa porque vivimos en una sociedad homofóbica, y de la homofobia de los profesores, de muchos miembros de la comunidad educativa, que forman en intolerancia a la diversidad”, agrega el profesor.

Arcila alertó sobre lo sucedido a las directivas. El mensaje era claro: si eso le hacen a un adulto, qué le harían a un menor homosexual. Y ahí se generó un debate, según él provechoso: sus estudiantes entendieron que no era anormal que tuvieran un profesor gay o compañeros con orientación sexual diversa. Debates necesarios, asegura, porque aunque la jurisprudencia ha avanzado, la sociedad sigue siendo, en su mayoría, homofóbica.

Por ello, para Arcila, el Día del Orgullo LGBT se trata más que de "recordar todo lo que pasó en Orlando, Estados Unidos, es salir a decirle a la comunidad ‘nosotros estamos acá, somos visibles y nos sentimos orgullosos de lo que somos’. Yo estoy orgulloso de ser homosexual. No me imagino de otra forma".

 

 

 

últimas noticias

Magic Garden, una bomba silenciosa