Temor en Norte de Santander por reactivación de atentados contra la infraestructura petrolera

El 5 de enero se reportó el primer atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas en Tibú.

Tomado de Twitter @ECOPETROL_SA

El cese unilateral de fuego por parte de la guerrilla del Eln genera preocupación en Norte de Santander. De acuerdo con las autoridades, temen que se incrementen los atentados contra la infraestructura petrolera de la región.   

Según el secretario departamental de Gobierno, Édgar Pallares, se analizaron los 22 atentados que se presentaron en enero de 2018, los cuales, se prevé, podrían replicarse en la zona.

Cabe recordar que el pasado 5 de enero se presentó el primer atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas en Tibú, Norte de Santander.

El hecho produjo un derrame de crudo en la capa vegetal cercana y en los caños Batalla y Hoyo Pilón. Ecopetrol aseguró que la mancha ya ha sido controlada.

(En contexto: Nuevo atentado a oleoducto Caño Limón Coveñas en Tibú, Norte de Santander)

“Creemos que el Eln pudiera optar por esas acciones violentas para, de alguna manera, presionar el reinicio de la mesa de diálogo en La Habana”, afirmó Pallares.

Al igual, reiteró la solicitud de abrir el diálogo para crear condiciones que beneficien la región del Catatumbo.

“Venimos insistiendo como gobierno departamental en dejar esa puerta abierta, y al Eln, que cese cualquier hostilidad contra la población civil y sus atentados contra la infraestructura vial o energética”, agregó.

Por último, indicó que los encargados de asegurar el control militar y policial en la zona estará a cargo de la Brigada 30 en Ocaña, Convención, La Playa y Ábrego; la Fudra, en Teorama, San Calixto y Hacarí, y la Fuerza de Tarea Vulcano en Tibú y El Tarra.

Según cifras de Ecopetrol, en 2018 se registraron un total de 89 atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas en los departamentos de Norte de Santander, Arauca y Boyacá.

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Los detectives de una monja venerable