Titanes de Colombia, héroes de carne y hueso

Un guardián del río magdalena, un hombre que vela por los DD.HH En Santander, una recicladora que destina sus ganancias a la niñez de Cali, otra que desarrolla similar labor en Medellín y un joven que creó el más exitoso portal de denuncias de Cali son los protagonistas de las cinco historias más inspiradoras del país. Son los titanes caracol.

El 15 de mayo empezó el desafío del concurso ‘Titanes Caracol’ de encontrar las cinco historias más inspiradoras del país. A partir de entonces y durante un mes, más de dos mil personas fueron nominadas por sus amigos, conocidos, familiares o empleados, por ser ejemplos de vida por sus labores en beneficio de otras comunidades o el medio ambiente.

A través de la narración de Carlos Barragán y Dora Glottman, así como del lente de Alfonso Parra, los colombianos conocieron a 25 semifinalistas, a través de Noticias Caracol y ayer por fin fueron proclamados los ganadores de las cinco categorías en competencia. Los escogió el publico, que votó por ellos a través de la página web del concurso.

En la categoría Sostenibilidad Ambiental, Wílber Honorio Muñoz (Súper H) obtuvo la mayoría de votos por su trabajo permanente a favor de la protección del medio ambiente, la recuperación de los ecosistemas y la prevención de la desaparición de especies animales y vegetales del río Magdalena.

Asimismo fue galardonado Yeudiel Vargas Mateus en la categoría gestos de paz. Sus acciones encaminadas a lograr la armonía y la convivencia pacífica y a ayudar a mermar los estragos de la guerra lo hicieron merecedor del reconocimiento.

Por su parte, Diana Marcela Arce, fundadora de la fundación Cimientos Frutos de Amor, que alimenta y atiende a más de 160 niños en Cali, ocupó el primer lugar en la categoría Salud y Bienestar. María Lyriam Rivera se llevó el reconocimiento en Educación y Bobby Gordon en Tecnología y Conectividad.

Historias llenas de vida, de amor, de pasión y, ante todo, de un enorme sentido de la solidaridad. De esa solidaridad que tanto abunda en el país y que de vez en cuando no miramos por andar pendientes de las desventuras que también nos acompañan a diario, pero que estos cinco héroes lo demuestran y tienen solución. Sólo hace falta la voluntad y la paciencia de un titán.

El guardián del río Magdalena

Súper H, conocido por algunos como Wilber Honorio Muñoz, es un superhéroe que se dedica a nadar el río Magdalena para enseñarles a las comunidades ribereñas cómo preservar la corriente de agua y sus especies. En 2010 nadó por primera vez el río desde San Agustín hasta Barranquilla. En la travesía, que duró 34 días, nadó 1.600 kilómetros y atravesó más de 50 municipios. Al final de cada jornada se reunía con los niños y los lugareños y les relataba su experiencia. Desde entonces lleva su mensaje a los niños del Huila. Semanalmente visita escuelas, instituciones y hogares, asiste a eventos sociales y realiza actividades recreativas, cuyo fin es formar y crear conciencia sobre el cuidado del ecosistema. Más de 500 mil niños se han contagiado con las enseñanzas de este hombre azul. Wilber Honorio creó además una cartilla didáctica con las historias de Súper H y aunque sabe que no todos creen que sea un inmortal, tipo Superman, confía que por medio de su creatividad e ingenio su mensaje cale en los niños de todas las edades. En 2013 volvió a nadar el río. Esa vez fueron los pequeños quienes lo esperaron al terminar la aventura para confirmar que era un ser poderoso capaz de nadar largas distancias.

Categoría: Gestos de paz

Defendiendo los derechos humanos

El primer contacto de Yeudiel Vargas Mateus con la guerrilla ocurrió cuando apenas tenía 9 años de vida y las Farc se tomaron el corregimiento de Sabanagrande, ubicado a cuatro horas del municipio de Sucre, en el sur del departamento de Santander. Pasaron los años y decenas de sabaneros fueron asesinados, desplazados o despojados de sus tierras, y el niño se convirtió en hombre. Junto a un grupo de jóvenes y al sacerdote de la época, Vargas creó el Comité de Derechos Humanos, cuyo lema principal era la defensa de la vida y se encargó de conciliar todos los problemas originados de la guerra y evitó que los campesinos acudieran a la guerrilla para resolver sus diferencias. Si la organización se enteraba de que iban a asesinar a alguien de inmediato se reunía y se metía en el monte para buscar a los insurgentes y mediar por la vida de los civiles. Años más tarde para fortalecer las iniciativas de paz y convertirlo en un sello de la cultura ciudadana, Vargas ideó el Festival del Maíz, una fiesta anual que este año cumple su aniversario número 12 que le rinde homenaje a la tierra, a los ancestros y al arraigo del campesino.

Categoría: Educación

La veedora de la niñez

Desde hace ocho años, María Lyriam Rivera empezó a construir una casa para proteger a los niños de los inquilinatos en Niquitao, Medellín, uno de los centros urbanos más pobres de esa ciudad. El proyecto arrancó en enero del 2006 cuando esta mujer arrendó una casa para recibir a hijos de padres trabajadores informales que no podían atender a sus niños después de que estos salían del colegio. Hoy, gracias a su perseverancia, la iniciativa cuenta con 20 personas vinculadas, entre empleados y voluntarios, que trabajan con amor, pasión y dedicación para atender a los niños en tres ejes. El primero, es el educativo en donde les hacen refuerzos académicos en las materias que presentan dificultad. El segundo, es el artístico, donde los niños asisten a clases de música, danza y teatro. La última área de apoyo es la espiritual; aquí el trabajo también está dirigido a los padres. Mantener abierta esta casa no es fácil, pero gracias a las donaciones se pagan los servicios básicos. Además, María Lyriam creó un ropero para recaudar más fondos, al que la gente lleva sus zapatos o prendas que no usa y se venden a precios que no superan los $2.000.

Categoría: Tecnología y conectividad

El cerebro del portal “Ciudadanos activos”

A Bobby Gordon la vida le cambió el día que mataron a su amigo Juan Fernando García. Fue una noche de sábado en mayo del 2009, en Cali. García se detuvo en un semáforo, desde una esquina le arrojaron una piedra que rompió el parabrisas de su carro, se bajó del vehículo para discutir y fue entonces cuando lo atacó una pandilla de hombres vestidos como mujeres. Bobby sospecha que la intención de los delincuentes era robarle el vehículo a su amigo, pero él se resistió y lo apuñalaron mortalmente. La indignación por la indiferencia de las autoridades frente al caso, llevó a Gordon a crear un portal donde la ciudadanía tiene garantizada la atención de las autoridades y puede hacerle un seguimiento a las soluciones que estas propongan. Si una persona o junta de acción comunal tiene un problema, lo publica en la página web, donde otros miembros de la comunidad pueden, además, sumar su preocupación o su interés sobre el tema. Una vez publicada la problemática, la página la remite a la entidad competente y la conecta con lo que han bautizado “panel de control gubernamental”. Este permite también que otras instituciones que quieran colaborar con las denuncias se sumen a la búsqueda de soluciones.

Categoría: Salud y bienestar

Reciclaje, una alternativa de vida

A través del reciclaje, Diana Marcela Arce ha logrado alimentar, desde hace dos años, a 160 niños de los sectores más pobres de Cali. Como directora de la fundación ‘Cimientos Frutos de Amor’, vela por el bienestar de los menores, quienes permanecen bajo sus cuidados hasta por 15 horas diarias. Su día empieza a las a las 4:00 a.m. cuando se levanta a preparar el desayuno, teteros y coladas para los más pequeños, y huevos y tostadas para los mayores que no superan los siete años. La mayoría de las madres son solteras con jornadas laborales de más de diez horas. Algunas pueden pagar $30 mil mensuales por tres comidas diarias, seis días a la semana pero las que no pueden, no pagan nada. Y eso es posible por cuenta del reciclaje. Una vez terminan de almorzar, los niños duermen y Arce sale a la calle a trabajar; va de local en local recogiendo material reciclable en una pequeña camioneta, que luego se intercambia por comida que se está dañando o por dinero para pagar los servicios. Al regresar al hogar de ‘Cimientos Frutos de Amor’, ésta titán prepara la hora del baño que es antes de la cena y luego espera con paciencia hasta que las madres lleguen por su hijos.