Trabajadores paralizan obras de nuevo oleoducto colombiano

Unos 40 de los 57 obreros contratados para el frente inicial del proyecto se declararon en cese de actividades el pasado martes.

Una huelga de trabajadores paralizó las obras de construcción del Oleoducto Bicentenario de Colombia (OBC), que será la más larga línea de transporte de petróleo en el país, informaron  el jueves portavoces sindicales regionales.

Unos 40 de los 57 obreros contratados para el frente inicial del proyecto se declararon en cese de actividades el pasado martes, dijo por teléfono el presidente de la sección del sindicato del sector en la población de Hato Corozal (este), Álvaro Nieto.

El sindicalista explicó que los huelguistas avanzaban en la construcción del "campamento base" del OBC, proyecto promovido por la petrolera estatal Ecopetrol y con un coste calculado en 4.200 millones de dólares.

Las primeras obras del oleoducto, adjudicado a la compañía italiana Sicim, tienen como centro un paraje de la zona rural de Hato Corozal, localidad de Casanare, departamento de la región de los Llanos Orientales de Colombia, la de mayor riqueza en petróleo de este país andino.

"Es una protesta pacífica ante los atropellos de la empresa constructora, que pagan unos salarios por debajo de los legales para el sector petrolero", aseguró el sindicalista.

Las posibilidades de empleo para las comunidades de los alrededores del proyecto tampoco están claras, agregó Nieto, quien indicó que la firma de ingeniería tiene previsto poner en operación tecnología de punta, como una máquina automática de soldadura de los tubos.

Asimismo, dijo que no hay claridad sobre los términos de la licencia ambiental concedida al proyecto y en virtud de la cual la compañía debe realizar inversiones en protección del entorno.

"Nuestras fuentes hídricas están en peligro", sostuvo Nieto, e indicó que las comunidades locales respaldan la protesta por las implicaciones sociales y ambientales del proyecto.

La huelga es indefinida y fue declarada por la sección en Hato Corozal de Sindispetrol, sindicato nacional que agrupa a trabajadores de empresas operadoras, contratistas y subcontratistas del sector petrolero en el país.

La protesta es la tercera en centros de la industria petrolera que se registra desde mediados del año en Colombia. Las dos primeras afectaron intereses de las multinacionales Pacific Rubiales y Petrominerales, ambas canadienses.

El OBC, de 960 kilómetros de extensión y con capacidad para transportar de 450.000 a 600.000 barriles diarios de crudo, deberá estar terminado el año próximo.

La línea partirá de Araguaney, que acoge una planta de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), e irá hasta Coveñas, puerto de exportación en el Caribe.

El oleoducto es promovido por una sociedad conformada por la estatal Ecopetrol, que tiene el 55 por ciento de las acciones, y siete compañías más, entre ellas las canadienses mencionadas.

Temas relacionados