De los 87 casos de asesinatos a trans en el Valle, entre 2005 y 2017, 80 quedaron impunes

Transfeminicidios, una realidad invisible

En Colombia cada año asesinan en promedio a 30 mujeres trans por transfobia. El Valle del Cauca es el departamento con más casos.

Cada 20 de noviembre, trans en varias ciudades del mundo se movilizan para protestar contra estos asesinatos.
Cada 20 de noviembre, trans en varias ciudades del mundo se movilizan para protestar contra estos asesinatos.Cortesía

Al ver una fotografía de Jéssica Aguilar y una de su madre, Marleny Cuéllar, podría parecer estar ante la misma persona. Eso, ser igual a su mamá, era el sueño de Jéssica, una mujer transgénero que desde sus 17 años se dio cuenta que su mayor anhelo era convertirse en la mujer que admiraba.

Probablemente luchó durante sus 33 años para llegar a eso: modificó su cuerpo, hizo parte de la lucha trans en Cali y se llenó de valentía para afrontar los prejuicios que rondan las calles, los mismos que la noche del 8 de agosto del 2015 acabaron con su vida.

Su presunto nuevo compañero sentimental le disparó varias veces en una avenida en el centro de la ciudad luego de una discusión. El agresor huyó. Una de sus amigas vio la escena y la llevó de urgencias al hospital San Juan de Dios. Cuando su familia se enteró, Jéssica ya había sido trasladada a la morgue y esperaban el reconocimiento del cadáver. Fue la víctima número seis ese año en el Valle del Cauca.

Según el último informe del Observatorio Mundial de Personas Trans Asesinadas, en Latinoamérica, Colombia es el tercer país donde más asesinan a personas trans, superado únicamente por Brasil y México.

El Valle encabeza la lista de los departamentos donde más asesinan a mujeres trans. En 2017, se reportaron 28 casos. En 2018, de los 36 casos que ocurrieron en el país, trece fueron en este departamento, según Gustavo Pérez, investigador de Colombia Diversa.

Pero la problemática de los asesinatos no es lo única que preocupa. El índice de impunidad de estos delitos es de casi el 90 %.

Ese es el caso de la familia de Jéssica Aguilar, pues desde hace cuatro años los tienen “de audiencia en audiencia sin que haya justicia”, como expresa su mamá. Lo último que supo la familia sobre el asesino fue cuando les ofreció $5 millones como “indemnización” a modo de “conciliación” para terminar las acusaciones contra él. El sospechoso sigue libre en las calles de Cali.

Este diario intentó contactarse con Samuel Escobar, el abogado de la familia de Jéssica para tener más información sobre la investigación, pero se negó a dar declaraciones sobre el caso.

Elizabeth Gómez, socióloga y autora del libro sobre género Ni ángeles ni demonios, hombres comunes, dice que “las violencias hacia las mujeres trans son más agresivas que las de las mujeres cisgénero (personas cuya identidad de género coincide con su sexo biológico), porque si bien también están expuestas a peligros urbanos, cargan con el odio de algunas personas por ser transexuales”.

Sobre ello, Pedro Julio Pardo, activista trans, explica que la mayoría de agresiones en el cuerpo de una mujer trans tienen un mensaje contundente. “A una chica trans casi siempre suelen agredirla en los senos, en los genitales o en el rostro, que son las zonas del cuerpo en las que una mujer trans debe transformarse y construye su feminidad”.

El cuerpo de Andrea Chaguendo cuando fue asesinada, por ejemplo, “tenía un mensaje claro de transfobia”, dijo el fiscal encargado. El 1° de junio del 2017, dos hombres llegaron en un taxi hasta su peluquería y, luego de conversar con ella con aparente amabilidad, empezaron a agredirla en todo el cuerpo. La encontraron en el baño del salón de belleza boca abajo, desnuda y con una peluca en la espalda. La apuñalaron cuarenta veces en zonas como sus senos, cola, genital y rostro. Uno de los agresores fue capturado un año después en Bogotá y siguen en investigaciones.

Los casos de asesinatos a mujeres trans por delitos en función de su género están contemplados en la ley 1761 del 2015, más conocida como la Ley Rosa Elvira Cely o Ley de Feminicidios. En esta se contempla que todo el que asesine a una mujer por su género deberá pagar prisión por hasta 41 años, más agravantes. Sin embargo, la mayoría de los casos contra mujeres trans que no quedan en impunidad se tipifican como homicidios a hombres, explica Gina Pineda, directora del Observatorio de Feminicidios en el departamento de Santander.

Otro de los casos de feminicidio a una mujer trans ocurrió el 16 de noviembre. La víctima era La Pompis Agudelo, que fue asesinada en Restrepo, Valle, luego de que varios hombres le propinaran puñaladas en el cuerpo. Pese a que ella se identificaba como mujer, la Fiscalía seccional Valle le abrió investigación al agresor por concierto para delinquir y homicidio agravado y no por feminicidio.

Este es el caso número 19 en todo el país hasta 2019 y el octavo en la capital del Valle. Su nombre estará escrito en carteles y rodeado de velas en las calles de Cali, en el homenaje del Día Internacional de la Memoria Trans. Más de 185 países en el mundo rinden homenaje cada 20 de noviembre a las víctimas trans asesinadas. 

891776

2020-02-14T09:49:20-05:00

article

2020-02-14T09:49:20-05:00

[email protected]

none

Valentina Parada Lugo / [email protected]

Nacional

Transfeminicidios, una realidad invisible

41

5017

5058