Tras masacre de niños en Caquetá, Defensoría exige acciones para frenar violencia

La institución promoverá una convocatoria ante las autoridades nacionales para extremar las medidas de protección de menores.

123.rf

Tras el asesinato de cuatro menores de edad en zona rural del municipio de Florencia (Caquetá), la Defensoría del Pueblo elevó un enérgico llamado ante las autoridades para que cese la violencia contra niños y adolescentes en el país.

La institución señaló que ante la muerte de los menores –quienes fueron acribillados por desconocidos que les propinaron varios impactos de bala– sumado al desmembramiento de un adolescente en Tuluá (Valle del Cauca), es necesario que las autoridades intensifiquen las labores de búsqueda para dar con el paradero de los responsables y para que desde una política pública articulada se garanticen los derechos de los menores de edad.

“La Defensoría en conjunto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), promoverá una convocatoria a las autoridades nacionales, a fin de extremar las medidas de protección para evitar que los niños, niñas y adolescentes sigan siendo víctimas de la violencia”, indicó la entidad a través de un comunicado de prensa.

En la misiva la institución reportó el asesinato de un adolescente de 13 años, cuyo cuerpo fue encontrado desmembrado, decapitado y con heridas de arma cortopunzante en el barrio Villa Liliana del municipio de Tuluá. Al parecer, el menor residía en Cali y había llegado a esa población a pasar vacaciones en la casa de un familiar.

“La Defensoría dispuso el despliegue de un equipo interdisciplinario para tomar contacto con los familiares de las víctimas, ofrecerles soporte a través de las duplas psicojurídicas, verificar la atención en salud del joven herido en Caquetá y hacer seguimiento a las disposiciones que surjan de los consejos de seguridad y justicia transicional convocados en virtud de estos lamentables acontecimientos”, agregó la entidad.

Según cifras de Medicina Legal, 1.115 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de homicidio en el país, siendo el rango más crítico el grupo de 15 a 17 años, donde la tasa es de 34 por cada 100 mil habitantes.