Trastornos mentales pueden ser la causa del maltrato hacia los animales

Así lo afirman autoridades científicas en el tema.

BLU Radio.

En diálogo con Caracol Radio, Rodrigo Córdoba, presidente de la Asociación Latinoamericana de Psiquiatría, señaló que detrás de los episodios de violencia contra los animales se encuentran evidencias de trastornos mentales.

Según el especialista, quien comete actos violentos contra los animales no está lejos de agredir a otra persona.

Además, se mostró preocupado por hechos de exacerbada violencia contra los animales que se han presentado en los últimos días durante las corralejas a inicios de este año, como la muerte de un toro de lidia a cuchilladas y patadas, así como el descuartizamiento vivo de un caballo en Sucre.

Por su parte, Córdoba también hizo un llamado a los padres para estar alertas ante los cambios de comportamiento de los adolescentes que puedan evidenciar actos violentos, como la falta de expresión de sentimientos de culpa al lastimar a un animal o la preferencia por causarle dolor a los insectos en lugar de practicar algún deporte con sus amigos, por lo cual puede ameritar la consulta a un experto que asesoré a la familia.

Movimientos sociales en favor de la defensa de los derechos de los animales pidieron al gobierno nacional prohibir este tipo de prácticas y endurecer la legislación frente al maltrato animal.

Este domingo el país amaneció con un nuevo escándalo por el atroz ataque que se registra en contra de los animales en algunos espectáculos públicos. Luego de la indignación que causó la agresión a un toro en Turbaco (Bolívar), ahora se conoció un bochornoso episodio acontecido en las corralejas de Buenavista (Sucre). (Vea el video de la barbarie cometida en corralejas en Sucre)

Fueron más de 15 personas las que en medio de las corralejas decidieron descuartizar vivo a un caballo. Orlando Serpa, habitante del municipio, quien grabó un video del hecho, no ocultó su indignación al relatar cómo le cortaban las extremidades al caballo en frente de niños y mujeres. Aunque el caballo aún estaba vivo y el hecho era evidente, ninguna autoridad hizo algo para evitar su asesinato.