Tres recomendaciones para tener una buena hoja de vida