Último grupo de indígenas embera desplazados en Bogotá retorna a Chocó y Risaralda

313 indígenas de las comunidades embera katío y chamí iniciaron este miércoles su regreso a los resguardos en la zona del Alto Andágueda, de donde habían salido desplazados por el conflicto armado.

Twitter Unidad de Víctimas

El proceso de retorno de los indígenas embera, de las etnias katío y chamí, que permanecían en situación de desplazamiento en Bogotá, culmina este miércoles, 26 de diciembre, con un grupo de 313 indígenas que regresarán a sus territorios ancestrales en los departamentos de Chocó y Risaralda.

Contexo: "Estamos durmiendo como marranos": líder embera en Bogotá

De acuerdo con la Unidad de Víctimas son ocho buses los habilitados para el recorrido de los embera, que partirán desde Corferias hasta la comunidad de Aguasal, en el municipio de Bagadó. De allí, los indígenas continuarán su recorrido hacia sus resguardos en la zona del Alto Andágueda.

El proceso de este miércoles es la continuación del retorno que había iniciado el pasado jueves 20 de diciembre, cuando más de 500 embera emprendieron el mismo recorrido. Dicho retorno inició luego de que las comunidades indígenas denunciaran la precaria situación en la que permanecían en la capital del país. En ese momento, se denunció incluso que los embera estaban siendo víctimas de hechos violentos por parte de bandas criminales dedicadas al microtráfico.

Lea también: La deuda del acuerdo de paz con los indígenas del Darién chocoano

En los lugares a los que llegarán, la Unidad de Víctimas realiza una labor de acompañamiento temporal hasta que se garanticen las condiciones de vida digna de esta población. “Son normalmente entre 8 y 12 meses de acompañamiento que hace la Unidad con las familias que retornan a sus tierras. Los acompañamos hasta que tienen plenamente garantizada su vivienda y subsistencia, a través de proyectos productivos”, explicó en un comunicado Ramón Rodríguez, director de la entidad.

El retorno de la comunidad embera desplazada en Bogotá estaba programado para iniciar el pasado 10 de diciembre, incumplimiento que fue denunciado por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC). Sin embargo, desde la Unidad de Víctimas explicaron que la decisión de posponerlo obedeció a una recomendación de la Procuraduría General y la Alcaldía de Bagadó.

831113

2018-12-26T15:27:37-05:00

article

2018-12-26T15:27:37-05:00

sforero_256343

none

* Redacción Nacional

Nacional

Último grupo de indígenas embera desplazados en Bogotá retorna a Chocó y Risaralda

86

2966

3052