“Es un milagro que no haya pérdidas humanas”: alcaldesa de Bahía Solano

Harley Liliana Ortiz relata que el 70% de la población está damnificada y solo hay dos sitios para albergar a esas personas, y no dan abasto. Afirma que el municipio no cuenta con bomberos y que la comunicación es pésima.

Alcaldía de Bahía Solano

Desde hace casi 20 días se decretó la calamidad pública en Bahía Solano (Chocó), una medida con la que se activan de manera urgente las vías de atención para socorrer a la población. Las fuertes lluvias de las últimas semanas motivaron la decisión de la alcaldesa del municipio, Harley Liliana Ortiz. (Vea aquí: Las desoladoras imágenes que dejan las inundaciones en Chocó)

Sin embargo, el panorama sigue siendo desalentador y las precipitaciones no cesan en el territorio, el 70% de la población está damnificada y las viviendas, vías y puentes siguen derrumbándose. Los estragos se acentuaron en los últimos días.

En entrevista con El Espectador, Ortiz le hace un llamado al país para que fije sus ojos en Bahía Solano y el Gobierno contribuya para atender la emergencia invernal y mitigar los riesgos para el futuro. La mandataria local cuenta que esta crisis evidencia las necesidades básicas insatisfechas.

¿Ha sido suficiente el decretar la calamidad pública en Bahía Solano para atender la emergencia?

No, porque son muchas las brechas sociales que tenemos y las necesidades básicas insatisfechas. El 16 de octubre decretamos la calamidad, pero lo preocupante de todo es que los pronósticos dicen que continúan las lluvias. Este miércoles el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez, ha podido corroborar todo lo que hemos dicho. Y hemos adquirido unos compromisos.

¿A qué compromisos llegaron?

Apoyo con asistencia técnica inmediata para viabilizar proyectos que mitiguen el riesgo y evitar futuras situaciones de crisis; tener los equipos para habilitar el paso de la vía principal del corregimiento de El Valle, principal destino turístico de Bahía Solano. Así como reubicar a las comunidades del resguardo indígena y construir un muro de contención de más de 400 metros a lo largo de la orilla del mar, en los barrios más afectados. Esto último es muy importante para resguardar la bahía, que es la cabecera municipal, es para que el agua no se lleve al municipio. Necesitamos también ayuda para actualizar el plan de evacuación de emergencia.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes?

Queremos decirle al país que Chocó también es Colombia, que no nos olviden. Pedimos que se termine la pavimentación que conecta a El Valle, solo faltan seis kilómetros y se está haciendo hace 20 años. El desbordamiento del río se llevó 30 metros de lo que va construido. La comunicación es terrible, a veces toca ir a los cafés internet y ni ahí hay conexión. Quiero invitar al mintic, David Luna, para que venga al municipio y compruebe los problemas de comunicación, a mí me llegan tarde los informes, no hay casi señal de celular. Durante la emergencia invernal, una señora de avanzada edad estaba en su casa inundándose, y vivió momentos angustiantes porque no tenía señal de celular para pedir auxilio. No tenemos bomberos, la administración y la Policía no cuentan con lanchas, los colegios que son los albergues no están en condiciones dignas, son de madera y prácticamente se están cayendo.

¿Han recibido ayuda del Gobierno nacional?

Las primeras ayudas llegaron hace 20 días, solo 950 ayudas y faltan 600. Son soluciones temporales y no definitivas y todavía tenemos comunidades a las que no hemos podidos llegar porque no hay acceso. No tenemos ni carro de bombero.

¿Cuántas personas han resultado damnificadas?

Tenemos 1.600 familias damnificadas, el 70% de la población y van a haber más porque esto apenas comienza.

Los afectados están pasando la noche en coliseos y colegios. ¿Cómo es la situación en estos albergues?

Algunas familias fueron albergadas en el coliseo cubierto y otros en el colegio Luis López de Mesa. No tenemos más sitios para albergar y sigue lloviendo. Pero hay personas que se rehúsan a dejar sus casas, en un caso tuve que llamar al ICBF y la Policía para que me acompañaran a desalojar una vivienda, gracias a Dios se logró porque a las dos horas el agua se llevó la vivienda.  Es un milagro que no haya pérdidas humanas.

¿Qué pasará con estas viviendas que presentan daños graves debido a las lluvias?

Algunas toca reubicarlas y otras quedaron muy afectadas, con daños graves afectando en la estructura. Gestión del Riesgo se comprometió a través del Banco de Materiales para recuperar esas viviendas. Esperamos una visita técnica del Gobierno Nacional para diagnosticar los puntos más críticos.

¿Hasta cuándo irán las lluvias en el municipio?

Según, los pronósticos, todo el mes de noviembre.