¿Un tour de mentiras en Matew Collins?

Decenas de usuarios denuncian haber sido víctimas de estafa por la compañía de turismo Matew Collins International. Gerente de la empresa admite incumplimientos y dice que no les puede devolver su dinero porque tiene las cuentas bloqueadas.

José Alberto Mateus Sastoque, gerente de la compañía Matew Collins International.Andrés Torres - El Espectador

 El 4 de febrero tuvo lugar una inusual reunión en la sede principal de la compañía de turismo Matew Collins International. La empresa, que según sus directivos debió cesar temporalmente algunas de sus actividades a causa de un fraude del que fue víctima a finales de noviembre de 2014, (y que derivó en una investigación y el bloqueo de sus cuentas) es señalada por decenas sus clientes de estafa por incumplimiento en paquetes turísticos nacionales e internacionales.

Aunque en principio la entidad admitió que en algunos casos cobró membresías hasta de $20 millones por descuentos en servicios de turismo que nunca fueron efectivos y hasta reconoció que debe reintegrar entre tres y 45 millones de pesos a cada uno de los afectados, la verdad es que tampoco puede pagarles dicho monto, precisamente por tener las cuentas bloqueadas.

La historia de personas como Catalina Castañeda, Katrina Duplat, Alejandro Mendoza, Rafael Roberts Sanchez, entre otros, era muy similar a la de varios de los presentes en la reunión del 4 de febrero, así como la de otros clientes que por compromisos no pudieron participar en el encuentro. Fueron contactados vía telefónica e invitados sin ningún compromiso a una reunión en la que se les contó de tentadoras promociones. El solo hecho de ir los hacía ganadores de días gratis en hoteles, pasajes o algún dispositivo electrónico. Después de escuchar en qué consistía el negocio de Matew Collins International se hicieron acreedores de membresías, Premium o VIP, que les permitían acceder a descuentos en hoteles, tours y aerolíneas para unas vacaciones más económicas; siendo titulares podían inscribir a cierto número de beneficiarios, factor que determinaba el costo de la membresía que va desde un millón de pesos hasta 20 millones, dependiendo el caso.

Tras planear sus vacaciones y cancelar el costo de las mismas se les entregaron los comprobantes de pago de tiquetes y hospedaje. Sin embargo, al momento de realizar el check-in en el aeropuerto pudieron constatar que dicha reserva nunca había sido pagada. En otros casos los viajeros sí pudieron llegar a su destino, pero al momento de hospedarse su reserva tampoco había sido paga, por lo que debieron cancelar la totalidad de la tarifa del hotel, que no incluía el descuento prometido por Matew Collins Travel.

A la reunión del 4 de febrero, la segunda celebrada con el mismo fin, asistió el gerente comercial de la compañía José Mateus Sastoque, o Joseph Matews como se presenta en ocasiones. Así mismo, estaban presentes dos de sus abogados contratados recientemente, uno de estos con el poder para representar a Claudia Laudice Mateus Sastoque, quien ante la Cámara de Comercio de Bogotá es la representante legal de la compañía. El objetivo de los representantes de la empresa era pactar con sus clientes un nuevo acuerdo para el reintegro de sus dineros (algunos han hecho hasta tres acuerdos de este tipo), tanto de las vacaciones como de las membresías.

Fotografía de instalaciones de Matew Collins International, Claudia Mateus Sastoque (arriba), representante legal de la compañía. / Andrés Torres- El Espectador

El ambiente en dicho encuentro era tenso, algunos manifestaban que confiaban en que su inversión fuera devuelta, puesto que si la empresa fuese una fachada ya se habrían “volado” con su dinero; además- tal como constató este diario- Matew Collins cuenta con registro en Cámara de Comercio y sus papeles estaban en regla. Otros aseguraban que se trataba de una estafa pues los cheques de la compañía rebotaban y exigían la presencia de la representante legal; así mismo se quejaban ante las dificultades de comunicación, debido a que en los teléfonos de la compañía no contestan y la línea de Claudia Mateus había sido cancelada.

“Aquí nos encontramos ante el presunto punible de estafa y otros delitos”, señaló Ximena Maya y Karen Barragan , las abogadas que representan los intereses de dos de los presentes. Maya solicitó ante los asistentes a la cita un comprobante de la denuncia ante la Fiscalía por el fraude del que había sido víctima la empresa, y por el que habrían resultado bloqueadas las cuentas de esta; pese a que José Mateus manifestó que sí se había realizado dicha denuncia, no mostró copia del documento ni a los insatisfechos clientes ni en charla con este diario.

Posteriormente vendrían los cuestionamientos de personas como Gloria Estella Sánchez, quien el 25 de enero de 2015 consignó el valor de 980 mil pesos a la cuenta número 571-1921-1826 a nombre de Matew Collins International (Ver comprobante de pago). Sánchez preguntó a José Mateus por qué si las cuentas de la empresa se encontraban bloqueadas desde finales de noviembre de 2014, él podía recaudar dinero a través de ellas. No hubo respuesta. Mateus indicó que las protestas de estos clientes inconformes estaban afectando sus labores de trabajo y el buen nombre de la empresa, hecho por el que les pidió permitirle seguir laborando normalmente para poder tener dinero con qué responderle a los presentes.
De la misma forma, resaltó Mateus, todas las personas presentes habían sido citadas con el fin de devolverles su dinero en un plazo no mayor a tres meses, a partir de marzo.

El Espectador habló previamente a la reunión con José Mateus Sastoque quien explicó que su hermana y representante legal no estaba al frente del pleito legal debido a afecciones de salud. Reiteró que los problemas presentados se debían al bloqueo de las cuentas y que el problema afectaba solo a 18 de sus más de 200 clientes. Aseguró que por el momento debían suspender la venta de membresías hasta tanto se desbloquearan las cuentas de la empresa y negó que la compañía tiene sedes en el exterior y hubiese llegado al país de la mano de una nueva aerolínea, pese a que las personas consultadas por ese diario aseguraron que al momento de ser contactadas por Matew Collins International así se les señaló.

Ante las denuncias de usuarios que afirmaban que José Mateus solía usar diferentes nombres, este indicó que se presentaba como ‘Joseph’ debido a que sus más allegados así lo conocían, sin embargo resaltó que en todos los documentos firmados por él lo hacía con el nombre que aparece en su cédula.

No obstante, este diario logró conocer el caso de Jackeline García Ramírez, quien asegura que al momento de adquirir su membresía, en febrero de 2014, conoció a José Mateus, la misma persona que firmó su contrato; sin embargo al dirigirse unas semanas después a las instalaciones de la compañía, la misma persona que se había presentado como el gerente de la compañía esta vez utilizaba el nombre de Leonardo Price. “Yo pedí una explicación y el señor me indicó que Price era el apoderado, por eso yo le exigí un documento en el que constara esto. Cuando me enviaron los documentos me di cuenta que la firma de Leonardo Price era la misma de la persona que en mi contrato había firmado como José, un enredo terrible que me generó mucha desconfianza”, cuenta García. (Ver los documentos)

“No sé quién haya utilizado este nombre, nosotros aquí si utilizamos a veces otros nombres por estrategia de venta, simplemente por estrategia, pero nada que comprometa cualquier cosa de la empresa. Yo nunca me he presentado con ese nombre y si ella (Jackeline García) habla de mí seguramente fui yo el que la atendió, pero yo no tengo conocimiento de haberle dicho algo como eso”, señaló Mateus al preguntársele si conoce a alguien con el nombre de Leonardo Price.

A la fecha, este diario sigue recibiendo llamadas como las de Alberto Hoyos Argueyo, quien este lunes 9 de febrero afirmó haber comprado una membresía por el valor de tres millones de pesos en septiembre de 2014 y tiempo después, al momento de solicitar cotizaciones para su viaje, evidenció “que no había tal descuento, eran los mismos precios que si comprara directamente con las aerolíneas”. Por este hecho pidió la devolución de su dinero, que hasta la fecha no ha sido efectiva, después de que se indicara que le entregarían un acuerdo de pago que nunca fue formalizado. Desde entonces, dice, Hoyos, perdió contacto con miembros de la compañía, incluida Claudia Mateus, la representante legal y persona que llevaba su caso.

‘Somos más de 250 socios los que compramos membresía. Debemos unirnos y alertar a los que siguen comprando, todos con casos parecidos, es una estafa’, señala otro de los correos con denuncias por el mismo caso recibidos por este diario.

La tensa reunión del 4 de febrero terminó con nuevas promesas de pago, pero sin acuerdos firmados, pues los denunciantes se percataron de que los nuevos abogados de la empresa no tenían en firme el poder para representar a la entidad. Quedaron en que esperarían una semana para, por fin, protocolizar un nuevo pacto. Han pasado dos y los clientes siguen sin razón al respecto. Algunos dicen que emprenderán acciones legales, ante la falta de cumplimiento de la entidad.

 

[email protected]
 

 

últimas noticias