Una corrida de toros para conmemorar la independencia

En la Plaza de Puente Piedra, en Subachoque, este sábado torearán el español Rafaelillo, y los colombianos Manuel Libardo y Juan de Castilla. Una corrida de toros para recordar la realizada hace más de 200 años para festejar la independencia de Colombia.

La Santamaría, a mediados del siglo pasado, convocaba a la alta sociedad bogotana. Archivo

Para conmemorar la corrida de toros que rindieron en 1810 los próceres de la independencia, un grupo de jóvenes hizo una colecta, convenció a ganaderos y toreros, para que ofrecieran una tarde de toros para la afición bogotana. El evento se realizará mañana en la plaza de toros de Puente de Piedra, a un kilómetro de Subachoque, y los toreros serán un español y dos colombianos que en las últimas temporadas se convirtieron en revelación en diferentes plazas.

Para José María Serna, empresario encargado de la corrida, esta iniciativa nació a principios de año cuando se realizaba la temporada taurina de Bogotá. Un grupo de amigos, jóvenes y aficionados a los toros, decidieron convencer al ganadero de Mondoñedo, que había tenido una brillante temporada, para que ofreciera seis toros a la afición capitalina en una corrida a mitad de año.

 “Una cosa llevó a la otra y decidimos dar una corrida de primera categoría para la afición bogotana, y la denominamos la Corrida de la Independencia. Siguiendo los modelos de los aficionados taurinos en Francia, invité a varios amigos y conocidos a invertir en el proyecto. Consolidamos un grupo de 25 inversionistas de no más de 26 años, e incluso varios aún del colegio, y reunimos el capital suficiente para organizar la corrida”, detalla Serna.

 

 

 

Entonces empezaron a buscar el cartel. “Rafaelillo, figura del toreo en España y actualmente considerado como el mejor torero para la lidia de ganaderías y encastes fieros y duros aceptó encabezarlo. Luego se unieron Manuel Libardo y Juan de Castilla. El primero es un torero consolidado en la pasada temporada taurina y uno de los favoritos de las plazas de Cundinamarca. El segundo fue la revelación del toreo colombiano. Nacido en Medellín, fue un novillero importante y reconocido en Madrid, incluso en la feria de San Isidro. Es sin duda el futuro del toreo nacional”, agregó el empresario taurino.

Respecto al nombre de la corrida, Serna concluyó que se definió que será la “Corrida de la Independencia porque en el 1810, tan sólo 9 días después de sellada la independencia de Colombia, los próceres de nuestra patria decidieron dar una corrida de toros en honor a lo que habían logrado y se llamó la Corrida Republicana”. Ahora, más de 200 años después, la fiesta taurina está en riesgo de desaparecer, pero sus aficionados continúan en su intención de defender la fiesta brava, como uno de los valores culturales de la identidad colombiana.