Una rama tumbó el monumento a Bolívar instalado en la Quinta de San Pedro Alejandrino

A pocos días de cumplir 126 años de erigido, el monumento al libertador fue derrumbado por la rama de un árbol que no soportó la fuerte brisa que azota a la región Caribe del país durante estos últimos días.

/ Cortesía Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo – Quinta de San Pedro Alejandrino.

La obra fue hecha en Italia por el genovés Pedro Montarsolo Victorino y está elaborada en mármol de Carrara. La estatua se instaló el 2 de febrero de 1891 y fue un regalo del departamento de Magdalena para rendir tributo al máximo prócer del país.

Cabe recordar que en la Quinta de San Pedro Alejandrino fue donde el libertador pasó sus últimos días. Luego de haber renunciado a la presidencia, Bolívar quería emprender un viaje que lo llevaría a Jamaica y a Europa, pero su estado de salud se vio terriblemente disminuido y murió allí el 17 de diciembre de 1830.
El monumento estaba ubicado en el centro del jardín que está a un costado de la casa principal de la hacienda.

La licenciada Zarita Abelló de Bonilla, Directora del Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo, entidad que actualmente maneja la Quinta, dijo que la obra va a ser sometida a un estudio para encontrar el valor de la restauración. Por su parte, Rafael Alejandro Martínez, alcalde de Santa Marta, aseguró que, a través de la Oficina de Cultura de la ciudad, el gobierno local se sumará a cualquier proceso de reconstrucción. “No dejaremos que la imagen del padre de la patria desaparezca del pedestal”, dijo el alcalde de la capital del Magdalena.

Abelló también dejó claro que la entidad está haciendo lo posible por disminuir cualquier otro riesgo que se pueda presentar por el fenómeno natural que atraviesa la costa caribe. La caída de la estatua de Bolívar no es el único daño que ha sufrido la Quinta de San Pedro Alejandrino por cuenta de las fuertes brisas. El 5 de enero pasado, un árbol de laurel de más de 80 años también cayó. Jesús Nieves Maldonado, ingeniero del Jardín Botánico de la Quinta, aseguró que hace más de 25 años no colapsaba un árbol en la emblemática hacienda. El último registro que se tiene es de 1991 cuando un fuerte vendaval tumbó un Samán de aproximadamente 250 años.

“Nuestro equipo del Jardín Botánico está liderando un plan de contingencia, alerta y prevención alrededor de todas las especies de la flora de nuestra institución, con el fin de estar atentos a cualquier hecho que se suscite”, dijo la directora del Museo.

Temas relacionados