La Universidad Nacional lleva astronomía a Sumapaz

Preguntas como ¿dónde está ubicado el Sumapaz en el universo? y ¿por qué es un lugar único? servirán para que los estudiantes determinen la posición de su localidad a diferentes escalas espaciales y la importancia de su existencia a partir de métodos astronómicos.

Agencia de Noticias UN

Los jóvenes de esta localidad, ubicada en la zona rural de Bogotá, aprenderán sobre técnicas de observación astronómica, así como de estrellas y constelaciones, al tiempo que aplicarán conceptos de matemática y cálculo, entre otros. 

En el corregimiento de Nazareth, 17 jóvenes están usando la astronomía para descubrir el cielo de la región y articularlo con áreas de conocimiento, como matemática y física. 

Los jóvenes son alumnos de la primera Sede que abrió la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) en esta zona capitalina, gracias a su Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama) y a un convenio con la Secretaría de Educación, con el fin de llevar oportunidades a esta localidad, la de menor tasa de acceso a la educación superior en Bogotá. 

Allí también hace presencia el Observatorio Astronómico Nacional (OAN) con el proyecto “Tú y el universo”, un método de enseñanza que busca promover el autoaprendizaje del estudiante, así como el desarrollo de destrezas de colaboración y trabajo en equipo. 

“Queremos prepararlos y fortalecer sus aptitudes científicas de la mano de la astronomía. Con esto, esperamos despertar su curiosidad, su racionamiento, enseñarles qué es el método científico y cómo hacer análisis y observaciones”, comentó Santiago Vargas, docente del OAN. 

Sobre estrellas y galaxias 

En la primera sesión, los estudiantes recibieron una charla sobre cuál es su lugar en el universo y los conceptos clave en astronomía, como qué significa la tierra, cómo se formó y cuántas estrellas hay en la galaxia. 

Los estudiantes despertaron su curiosidad y preguntaron cómo funciona un cohete, cómo sale de la tierra y cómo llegan hasta los satélites. 

También, realizaron una actividad en la que aprendieron a medir la posición del Sol en el cielo y ver cómo este astro se mueve a lo largo del día y del año, una tarea que se extenderá por varios meses. 

Además, construyeron una plomada mediante el uso de una cuerda y una piedra (o cualquier cuerpo pesado), con el fin de determinar cuál es la dirección al centro de la tierra y observar la sombra que proyecta el Sol en el suelo, para inferir cuál es la dirección norte-sur y calcular el tamaño de la Tierra. 

“La idea es que los jóvenes usen materiales fáciles de conseguir, porque con principios sencillos aprenderán conceptos profundos y entenderán el fundamento de su entorno. Una de las ventajas que posee la astronomía enfocada a la enseñanza es su capacidad de atraer la atención de grandes y chicos”, agregó el astrofísico Vargas. 

Todo este proyecto, liderado por los estudiantes de la Maestría en Astronomía Juan Camilo Guevara y Saida Milena Díaz, y docentes del OAN, está enmarcado en la protección del agua del páramo de Sumapaz, con el propósito de que, con los conocimientos adquiridos, valoricen un poco más su entorno. 

En cada clase, los estudiantes deberán plantear una pregunta, por ejemplo, cómo podría una estrella a 150 millones de kilómetros beneficiar a su comunidad. Con esto se espera que a largo plazo diseñen, construyan e implementen un sistema de aprovechamiento de energía solar. 

Además, con el aprendizaje de astronomía, los jóvenes reconocerán al método científico como pilar de resolución de problemas en cualquier área del conocimiento e incluso de la vida. 

“La astronomía es una herramienta que promueve el estudio formal de las matemáticas y las ciencias, junto con el gusto por el conocimiento, el desarrollo de destrezas y trabajo en equipo, así como también la motivación por el aprendizaje, la responsabilidad y el esfuerzo”, comentó el docente Vargas. 

Los talleres serán desarrollados cada semana con diversas temáticas como coordenadas astronómicas, movimientos planetarios y sistema solar. Igualmente, se busca que los jóvenes aprendan técnicas de observación astronómica por medio de telescopios y tecnología espacial. 

Adicionalmente, se organizarán conferencias suplementarias para que expertos como agrónomos, ingenieros agrícolas e incluso veterinarios y zootecnistas complementen conceptos sobre temas como matemáticas básicas y biofísica. 

“Creemos que este proyecto tiene el potencial de despertar curiosidad, y lograría vincular a los estudiantes al mundo académico desde una perspectiva más amplia”, concluyó el docente.

Temas relacionados