"Las universidades sostienen el sistema de ciencias del país"

En un ranking de las universidades de Iberoamérica con mayor producción científica, la U. Nacional de Colombia figura en el puesto 41 entre 1.600.

Félix de Moya, investigador líder del Grupo Scimago. / Cortesía
Félix de Moya, investigador líder del Grupo Scimago. / Cortesía

La Universidad de Sao Paulo es la institución de educación superior de Iberoamérica que está haciendo un mayor aporte a la ciencia, según un ranking realizado por el grupo de análisis e investigación Scimago. En el listado de 1.600 universidades la primera colombiana en aparecer en la Nacional en el puesto 41 (si se cierra el espectro y se tienen en cuenta sólo las instituciones latinoamericanas y del caribe, la Nacional se ubica en el puesto 19). Más adelante, en la casilla 77, está la de Antioquia y en el número 92, la de los Andes. En total clasificaron 130 instituciones de nuestro país en este listado que tiene en cuenta, principalmente, el número de publicaciones científicas. Y como país, Colombia es el quinto en la región en este aspecto.

En la presentación del informe se destaca que desde la primera versión de este listado en 2009, hasta hoy, cerca de 300 universidades han incursionado en los circuitos científicos internacionales con sus publicaciones, “lo que pone de manifiesto el gran esfuerzo que se está haciendo desde la región para incorporarse al mainstream de la ciencia mundial”.

En ese escenario Brasil, México y Colombia aparecen como los países que han logrado un mayor posicionamiento. Y al otro lado de la balanza están Argentina y Venezuela, naciones que han experimentado una caída “significativa” en el número de instituciones con producción en revistas internacionales. “Estos informes ayudan a los usuarios a evaluar el tamaño de la producción, el impacto científico, la especialización temática o las redes de colaboración internacional entre instituciones”, reza en la introducción.

Félix de Moya, investigador líder del Grupo Scimago, habló con El Espectador sobre los resultados de este informe.

La Universidad Nacional obtuvo un puesto realmente destacado en Latinoamérica…

El tener una producción científica lo bastante alta para colocarse en esa posición es muy bueno, sobre todo cuando se mira el dato de la perspectiva latinoamericana. En el ranquin general se tiene en cuenta a España y Portugal, que al ser países europeos tienen una realidad muy distinta.

¿Y cómo está Colombia?

Colombia es el quinto país de la región en producción científica y el tercero en número de universidades que tienen alguna producción (130). Solamente hay dos países por encima de Colombia: Brasil y México.

Pero sólo están produciendo ciencia las universidades…

El 80% de la producción nacional procede de ellas. Las universidades están sosteniendo el sistema de ciencia del país. En la Latinoamérica es bastante común esto; en Europa y Norteamérica la realidad es diferente: las universidades producen una parte pero también están las empresas, los hospitales, los centros públicos de investigación… hay distinos actores.

Y dentro del mismo sistema universitario hay grandes diferencias…

La producción se concentra en las primeras universidades del listado nacional. Por ejemplo, la producción anual de la Nacional representa el 25% de la total del país y la de la Universidad de Antioquia, un 13% aproximadamente.

¿Existen esas mismas diferencias entre las públicas y las privadas?

Si tomamos las ocho primeras universidades que tienen una producción superior a cien trabajados al año, cuatro son públicas y cuatro privadas. A mí me parece que es un sistema balanceado, pero habrá valoraciones distintas dependiendo de las perspectivas: hay quien piensa que debería haber mayor participación de lo público, y habrá quien piense lo contrario. En Europa las universidades públicas tienen una mayor participación. En un país como España las privadas no están ni entre las 20 primeras, pero eso tiene unas causas históricas.


Colombia aparece como uno de los países en los que más ha crecido la producción científica…

El desarrollo de la producción en Colombia está muy acelerado. Entre 2003 y 2010 ha crecido más del 300%. De los diez primeros países productores de ciencia en Latinoamérica, Colombia es el que más ha crecido. La producción colombiana ha pasado de mil trabajos en 2003 a cinco mil ahora. Ha sido muy acelerado y ese crecimiento se produce en un contexto en términos de políticas públicas y presupuestales que no es el más favorable. El esfuerzo que hace el país presupuestalmente para ciencia es muy pequeño.

Ahora hay una esperanza con la política de invertir una parte del dinero de las regalías en ciencia, innovación y tecnología…

Se podría dar un incremento si realmente esos proyectos conducen a unos resultados de producción científica claros.

¿Pero le parece una buena estrategia?

La estrategia en abstracto es buena pero hay que aterrizarla en decisiones concretas de financiamiento. Si no se dan buenos resultados no es porque sea una mala estrategia sino porque no se habrán elegido los proyectos adecuados, pero no creo que eso vaya a pasar. La llegada de esta enorme cantidad de fondos tendría que producir efectos positivos.

Por departamentos también hay enormes brechas…

Hay un desequilibrio departamental muy grande. En cuatro departamentos se concentra una proporción muy alta de la producción: Bogotá, Antioquia, Valle y Santander; podría decirse que un 80% proviene de estas regiones pero en 2003 esa cifra era del 90%. Se ha producido una cierta descentralización en este periodo pero falta mucho por hacer. Los proyectos financiados con regalías, si realmente cumplen su función, deberían ayudar a desarrollar capacidades científicas en aquellos departamentos donde son más escazas.

¿En qué campos se está haciendo investigación en Colombia?

La producción se concentra en biomedicina, agricultura, ciencias biológicas y medio ambiente. También algunas ciencias básicas como la física. Desde ese punto de vista del perfil temático de la producción científica Colombia tiene un perfil moderno que se está aproximando al de los países más desarrollados. En el mundo la investigación se está concentrando en el ámbito biomédico por la demanda de la sociedad de soluciones en el tema de salud.

El país sigue luchando porque el sector privado invierta en investigación, ¿cómo lograrlo?

El aporte del sector privado en Colombia es muy pequeño: las empresas participan sólo en el 1% de la producción de ciencia. Esto tiene que ver con características propias de este sector en el país: hay empresas que por su pequeño tamaño no tiene sentido que lo hagan, hay otras que tienen el tamaño pero no están en un campo propio para investigar, como los bancos. Las empresas que hoy están haciendo mayor investigación en el mundo las del campo de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), las farmacéuticas, el de agroalimentación… Si uno mira las grandes compañías de Colombia no hay tantas que pudieran estar en disposición de participar.


¿Cuál es la alternativa entonces?

Recurrir a empresas de afuera. Ese es el comienzo del proceso. Sí hay algunas con interés, hay que conquistarlas.
 

Temas relacionados