Alerta en el Valle del Cauca por asesinato a personas Lgbti y mujeres

El próximo 17 de enero se realizará una mesa interinstitucional en la que están convocados todos los actores que hacen parte de la ruta de atención a las mujeres víctimas de violencia, para determinar fallas en el proceso.

Archivo El Espectador.

El asesinato de tres mujeres, en hechos aislados, durante el fin de semana de reyes fue determinante para que las autoridades del Valle del Cauca se alertaran sobre el correcto funcionamiento de la ruta de atención a la no violencia contra la mujer y el trabajo que se está haciendo para garantizar los derechos de la comunidad Lgbti.

Según Luz Adriana Londoño, Secretaria de Equidad de Género del Valle, entre diciembre de 2018 y enero de 2019 se registraron seis muertes violentas personas de la comunidad Lgbti, dos de estas ocurridas este mes. “Hay una preocupación muy grande desde la Gobernación del Valle (…), por tal motivo, se hizo una convocatoria con las diferentes instituciones que hacen parte de la ruta para garantizar la vida de las personas de este sector”, dijo la funcionaria.

La mesa interinstitucional, que se realizará el próximo 17 de enero, contará con la presencia de los enlaces de género que funcionan en los diferentes municipios del departamento para evaluar cada eslabón de la ruta y detectar cuál es la parte que se debe reforzar. Además, Londoño se refirió a la preocupación que existe por trabajar articuladamente con la Policía y Medicina legal, con el objetivo de llegar a un acuerdo en lo que tiene que ver con la tipificación de los hechos de mujeres trans pues, en algunas ocasiones, no se tiene en cuenta la identidad de género, sino que se registran con el nombre que aparece en la cédula de la víctima, lo que dificulta tener una estadística clara sobre los hechos violentos de los que son víctimas estas personas.

El último caso de violencia contra una persona de la comunidad Lgtbi ocurrió el sábado 5 de enero en Tuluá, donde una mujer transgénero, conocida como Karla, fue atacada por un sicario que le propinó tres impactos con arma de fuego que acabó con su vida. El nombre de pila de la víctima era Jhon Édinson Girón Londoño quien vivía en Cali, tenía 21 años y, al parecer, trabajaba como modelo webcam.

Por otro lado, el departamento cerró el 2018 con 37 feminicidios tipificados, 23 de ellos en ocurridos en Cali. Este año, se han conocido dos casos de homicidios contra mujeres que, aunque están en proceso de investigación y aún no han sido declarados feminicidios, representan una alerta contundente para los entes de seguridad y control encargados de salvaguardar los derechos de las mujeres.  

El caso más estremecedor fue el de la estudiante de Gestión Empresarial, Lady Johana Morales Hurtado, de 26 años, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 2 de enero en el corregimiento de Navarro (zona rural de Cali) con evidentes signos de tortura y presa de aves carroñeras. Sus familiares la habían reportado como desaparecida el 31 de diciembre de 2018 tras haber perdido contacto con ella desde el 28 de ese mes.

Aunque Medicina Legal no ha confirmado los vejámenes a los que fue sometida la joven, se sabe que su cuerpo fue hallado con evidentes signos de tortura. Se habla de que tenía las manos atadas con alambres de púa; al parecer, le faltaba un seno, el cabello y sus huellas dactilares; y sus piernas estaban fracturadas. (Lea también: Estremecedor caso de feminicidio genera indignación en Cali)

“Es un caso aberrante (…). Nosotros sí estamos muy interesados, y ya hablamos con los órganos de seguridad, para que nos ayuden a identificar al responsable. Merece que le caiga todo el peso de la ley a una persona que comete estos actos tan horripilantes como el que se cometió con esta mujer. Estamos dando 15 millones de pesos como recompensa para que podamos encontrar el culpable. Necesitamos que haya celeridad en las investigaciones”, indicó la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro.

El segundo ataque sicarial, también en Cali, fue contra Gloriseth Virgen, de 30 años, quien fue asesinada mientras abordaba un taxi luego de salir de su vivienda en el barrio Metropolitano. En el hecho, el taxista resultó herido.

“Tenemos serios indicios de que el atacante es la expareja sentimental de la víctima”, informó el coronel Fabián Ospina, comandante encargado de la Policía Metropolitana de Cali, quien agregó que la mujer ya había interpuesto denuncias contra un hombre con quien convivió.  

Saber dónde falla la ruta de atención a la mujer es la tarea urgente de la Gobernación que trabaja en conjunto con el Observatorio de Equidad de Género y Violencia contra la Mujer. “Cuando hay fallas ocurre un feminicidio y nosotros estamos tratando de evitar esto. Allí es donde los responsables de la ruta deben estar muy pendientes para que no se cometan omisiones que terminan en tragedia”, concluyó la mandataria departamental.

 

últimas noticias