Así es el proyecto que busca regular a vendedores ambulantes y artístas en el Mío

Se trata de un programa piloto transitorio con el que se pretende que, a futuro, estas personas salgan del sistema con una opción laboral formal que mejore su calidad de vida.

Cortesia: Metro Cali.

Metro Cali, empresa operadora del transporte Masivo Integrado de Occidente (Mío), presentó su propuesta piloto para la organización y control de los vendedores que deambulan por las instalaciones y buses del sistema, el cual entraría a regir a partir del próximo 30 de mayo.

Según la entidad, el programa piloto de Fortalecimiento Social y Empresarial tiene como objetivos principales mejorar la calidad del servicio, la experiencia de los usuarios y, al mismo tiempo, brindar oportunidades a los vendedores ambulantes. Se trata de un programa que funciona como mecanismo de transición para que, a futuro, estas personas salgan del sistema de forma definitiva y se vinculen a la formalidad, a emprender y a obtener mejores condiciones de vida.

Esta iniciativa tendrá una duración de un año, prorrogable de acuerdo con sus dos principales indicadores de éxito: la reducción de vendedores ambulantes del programa que encuentran otra fuente de ingresos fuera del espacio público del Mío y, por ende, la mejora en la satisfacción del usuario del masivo. 

Los reglamentos de ingreso, permanencia y salida del programa establecen un periodo pedagógico o de transición de 30 días en los que se deberá socializar con la comunidad y los usuarios del Mío los requisitos del programa. Después de ese tiempo se aplicarán las sanciones correspondientes a quienes incumplan dicho reglamento.

Lo que dice Metro Cali

Entre octubre y noviembre de 2017 la Universidad Icesi y Metro Cali realizaron un proceso de regulación al que ingresaron vendedores ambulantes registrados y caracterizados socioeconómicamente.

Ahora, estas personas “deben firmar y aceptar un reglamento en el que se obligan a participar de las actividades y programas que se organicen con las diferentes entidades públicas y privadas del orden municipal, departamental y nacional, así como a acatar en todo momento lo definido por el Código de Policía y las reglas establecidas por Metro Cali. Su incumplimiento ocasiona la salida del programa”.

Durante la socialización del proyecto, Nicolás Orejuela, presidente de Metro Cali explicó que el programa condiciona a los vendedores participantes a efectuar el pago de la cotización a seguridad social y/o realizar aportes a los Beneficios Económicos Periódicos para la vejez (Beps). Además de Metro Cali, otras dependencias de la Alcaldía de Cali como las Secretarías de Educación, Salud, Bienestar Social y Desarrollo Económico se suman a la oferta de servicios y beneficios institucionales, que se fortalece con la participación del Sena, Colpensiones Beps y el Fondo Nacional del Ahorro.

“Este piloto arranca con 583 vendedores ambulantes que pasaron por una ruta de regulación que se diseñó cumpliendo los mandatos de la Corte Constitucional, camino en el que se comprometieron los vendedores a acatar en todo momento un reglamento establecido por Metro Cali y, por supuesto, el Código Nacional de Policía”, explicó el funcionario.

Además, dijo que “no se trata de solo imponer reglas”, sino de abrir las puertas para que estas personas accedan a una amplia oferta de servicios institucionales con el objetivo de que puedan surgir como emprendedores o pequeños empresarios, sin embargo, los vendedores ambulantes que no accedieron a hacer parte de la iniciativa quedarán impedidos para recibir los beneficios y para realizar actividades comerciales dentro del sistema.

Según el funcionario, todas estas personas portarán un chaleco y carné que los identifique. Algunos podrán trabajar en el mantenimiento de las estaciones, y la comunicación con los usuarios y con la Policía. Por otro lado, los 35 adultos mayores identificados dentro del censo de vendedores tendrán módulos en diferentes sectores de las entidades públicas para comercializar mecato popular.

En cuanto a la situación de los venezolanos, Orejuela afirmó que Metro Cali reconoce la situación y, por ende, dirigió una carta a la Cancillería exponiendo la realidad del sistema, con el fin de buscar recursos que subsidien la participación de los extranjeros en los programas de la Administración Municipal. Asimismo, fue enfático en que la medida de control no solo aplica para los vendedores, sino también para los artistas. A estos últimos se les propuso organizarlos en terminales y/o estaciones, pues el ingreso de parlantes a los buses queda prohibido.

Lo que dicen los artistas

Cristian Sinisterra, rapero del dúo Joe y Billy, se gana mínimo $30.000 al día trabajando en los buses Mío. Él dice sentirse inconforme y en desacuerdo con la alternativa propuesta por Metro Cali, pues asegura que en las estaciones será muy difícil captar la atención de las personas que van de afán y no se detendrán a escucharlos. Mucho menos a apoyarlos económicamente.

“Si en el proceso que van a hacer van a cubrir los gastos de uno excelente, porque uno lo que quiere es dar a conocer su música, pero yo no puedo exponer mi arte mientras mi familia se muere de hambre, a mí me toca las dos cosas al mismo tiempo. Yo no puedo pararme en un sitio a hacer música y ya, que la gente solo me vea”, aseguró el joven a este medio.

Según el artista, cuando Metro Cali empezó a buscar una solución a esta problemática, los primeros en participar del diálogo fueron los raperos, mismos que ahora resultan ser los más afectados pues, hasta el momento, no han aceptado las condiciones del programa.

“Deberían hacer audiciones de los que realmente son artistas y a esas personas apoyarlas, organizar presentaciones musicales, invertirles y darlas a conocer, no colocarlas en el mío a que recojan moneditas, eso lo hacemos porque nos toca, pero si son personas superiores las que nos dan la solución debería ayudar como es: profesionalmente. No colocando el problema a un lado (…) Si la medida es provisional ¿después qué? ¿todos para la calle?”, concluyó el rapero.