Cultivadores de Jamundí protestan en contra del uso del glifosato

Campesinos y indígenas se mantienen en asamblea permanente para pedir al Gobierno ser incluidos en el Plan Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito y el cumplimiento de los acuerdos en esta materia.

A la protesta asistieron habitantes de La Liberia, San Antonio y Villacolombia.Rotativo Diferente

Cerca de 3.000 campesinos cultivadores de hoja de coca del departamento del Valle se declararon en asamblea permanente este martes para protestar contra la aspersión aérea de glifosato en sus territorios.

Desde las 8 a.m. comenzó una caravana pacífica en el municipio de Jamundí (sur del Valle), desde el sector de río Claro hasta el parque principal en donde a esta hora se aglomeran con carteles y piden al Estado que cumpla con los acuerdos en materia de sustitución de cultivos ilícitos. La marcha estuvo acompañada por resguardos y comunidades indígenas de la región.

“Por la postura del gobierno, de seguir avanzado en esta política costosa y dañina para el medio ambiente, realizamos está movilización en Jamundí, porque es un municipio que ha sido estigmatizado por el Estado y el defensor del Pueblo, que están afirmando que hay presencia de carteles mexicanos, una situación que es falsa”, dijo Jhon Fredy Gil, vocero de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam).

Lea también: Carteles mexicanos se consolidan en Jamundí

En julio de 2018, el defensor Carlos Negret, advirtió la presencia del Cartel de Sinaloa que habría llegado desde México hasta el Pacífico colombiano. Un año después, a comienzos de julio de 2019, Negret volvió a mencionar la situación, pero esta vez habló específicamente de la zona rural de Jamundí.

“El año pasado la Defensoría del Pueblo lanzó una alerta temprana sobre Jamundí. Ahí contamos que a esa zona habían llegado 12 personas de Norte de Santander de un grupo denominado Los Pelusos o EPL, y hoy ese grupo tiene entre 150 y 200 personas en todo su ejercicio delictivo en el norte del Cauca, con buena conexión con Jamundí”, dijo el funcionario.

Por su parte, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que este municipio es una zona prioritaria del Gobierno, pues afecta notablemente al país. Según Botero, el aumento de muertes violentas en la región ha sido especialmente provocada por los conflictos territoriales entre capos anteriormente extraditados y los testaferros de la zona.

Gil enfatizó en que como cultivadores no defienden el narcotráfico ni la presencia de grupos armados en el departamento, sino que, por el contrario, buscan proteger a sus comunidades y la garantía de sus derechos fundamentales.

“Se nos han cerrado las puertas. Los cultivadores de hoja de coca no somos narcotraficantes, sino quienes nos hemos echado al hombro el cumplimiento del proceso de paz desde el 2017. Somos el eslabón más débil en la cadena del narcotráfico. Tenemos ocho manifestaciones públicas de voluntad donde las comunidades afro e indígenas que dependen de los cultivos de uso ilícito les expresamos al Gobierno la petición de ser incluidos dentro del plan de sustitución”, dijo.

También le puede interesar: Glifosato: Corte mantiene condiciones, pero reduce exigencias

Según el vocero, en el Valle del Cauca hay nueve municipios con cultivos de uso ilícito, de las que solo tres localidades (El Dovio, Dagua y Bolívar) ya firmaron acuerdos colectivos e individuales para la sustitución. Sin embargo, asegura, hasta el momento no ha comenzado el primer proyecto productivo.

Como medida preventiva, el alcalde Édgar Yandi declaró ley seca, prohibió la circulación de motocicletas con parrillero y suspendió las actividades en establecimientos académicos públicos y privados desde las 6:00 a.m. hasta las 6 p.m.

Asimismo, el mandatario local afirmó que viajó a Bogotá en donde se reunió con Emilio Archila, Consejero Presidencial para el Posconflicto, para discutir la inclusión de Jamundí en el Plan Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos.

“Acá no vamos a permitir erradicación ni fumigación, pues va a perjudicar a los cultivadores y a la gente. Yo nací en el corregimiento Villacolombia, y desde niño conozco la problemática, la gente no cultiva coca porque quiera, lo hace porque el Gobierno abandonó el campo. A veces, a la gente obligatoriamente le toca hacer cosas que no quiere hacer", agregó.

872430

2019-07-23T16:55:40-05:00

article

2019-07-23T16:55:40-05:00

dvargas_261999

none

- Redacción Nacional

Valle

Cultivadores de Jamundí protestan en contra del uso del glifosato

66

5279

5345