Dos muertes estarían relacionadas con brote bacteria en clínica de Cali

El pasado 5 de enero se encendieron las alarmas en Cali por la presencia de la bacteria Ralstonia Pickettii en una clínica que presta el servicio de hemodiálisis. Expertos precisan que el organismo infeccioso es de baja virulencia y sensible a antibióticos.

Foto referencia / Pixabay.

La secretaria de Salud del Valle, María Cristina Lesmes, aclaró que de las cinco personas que han fallecido en la clínica Davita S.A.S de Cali entre diciembre y enero, cuando se detectó la proliferación del brote infeccioso por la bacteria Ralstonia Pickettii, solamente dos están vinculadas con este organismo.

Son dos muertes relacionadas con la bacteria, una que ocurre en los primeros días de enero y la otra a mediados de diciembre. Los otros fallecimientos se derivan de las patologías propias de estos pacientes con problemas renales”, afirmó Lesmes.

La situación se dio a conocer el pasado 5 de enero cuando la Secretaría de Salud encendió las alarmas por la presencia de dicha bacteria en las instalaciones de la clínica Davita S.A.S. de Cali. Como primera medida, la entidad departamental efectuó la clausura temporal de la sede norte de dicha clínica y, este domingo, se repitió el procedimiento en la sede sur. Esto, con el fin de garantizar la seguridad en el servicio de hemodiálisis que reciben 707 pacientes en estas instalaciones. La decisión fue corroborada por el Instituto de Salud Nacional y el Ministerio de Salud.

“Después de evacuar el último turno de diálisis de la clínica Davita se produce el cierre temporal para que se inicie un proceso de desinfección y de cuarentena que pueda garantizarnos el retorno de sus actividades en el menor tiempo posible. Se van a tomar unos cultivos de los medios más posibles de transmisión y se iniciará un proceso de desinfección total de máquinas y de ambiente”, indicó la funcionaria. (Noticia relacionada: Se confirma brote de bacteria en servicio de hemodiálisis en clínica de Cali)

Frente al temor que se ha generado desde entonces, Lesmes aclaró que, si bien existe una alerta de salud pública, no se trata de generar pánico ya que el problema está controlado y está siendo estudiado por infectólogos expertos. “Hay que dar un parte de tranquilidad, los pacientes están siendo reubicados para seguir su tratamiento de hemodiálisis en otras clínicas de la ciudad, en las condiciones de seguridad requeridas y en permanente control y seguimiento”.

Según el reporte de la secretaría, en el momento hay 131 pacientes infectados que se encuentran en tratamiento, 14 de ellos están hospitalizados y su cuadro infeccioso ha ido evolucionando de manera positiva.  

En tanto, los Infectólogos internacionales y expertos del Instituto Nacional de Salud, Ministerio de Salud y la Secretaría de Salud Departamental, ratificaron que la Ralstonia Pickettii es de baja virulencia, sensible a los antibióticos y que no es contagiosa, ni siquiera para los familiares de los pacientes con enfermedad renal.