Ella es Gabriela Tafur, la nueva señorita Valle nombrada por decreto

Aunque la propuesta de participar en el reinado llegó hace varios años y ella la había rechazado por dedicarse a su carrera de derecho, esta vez todo se dio.

Gabriela Tafur, la nueva señorita Valle. Cortesía

El Valle ya tiene reina para el próximo Concurso Nacional de Belleza (CNB) . La caleña Gabriela Tafur Náder, de 22 años, fue elegida por nombramiento a través de Combelleza, organización autorizada por el CNB para elegir a la candidata que representará al departamento en Cartagena.

La nueva reina vallecaucana es estudiante de décimo semestre de derecho en la Universidad de los Andes, allí también trabaja como coordinadora de la especialización en derecho comercial y en el área jurídica de la multinacional Microsoft. Además, habla inglés y portugués;  toca piano y violín; y juega voleibol.

Gabriela nunca tuvo planeado ser reina. De hecho, desde que tenía 18 años fue contactada por Combelleza para que participara en el concurso regional y varios diseñadores la animaban para que aprovechara su potencial en un certamen de belleza, pero en aquel entonces no le animaba mucho la propuesta. Hace dos años la volvieron a llamar y también dijo que no porque estaba en un momento clave de su carrera, hacía parte de la selección de voleibol de la universidad y tenía trabajo.

“Cuando hablé con Jorge Duesterdieck, quien es el director de comunicaciones de Combelleza,  por molestar le dije: pues cuando me saquen un decreto. Obviamente sin prever que eso iba a pasar, porque ha pasado muy pocas veces, y este año me llama y me dice que, por cuestiones de coincidir con el principio de austeridad del Concurso Nacional, por el cambio de fechas del certamen – que retorna a su fecha tradicional en noviembre - y el cambio de planes de Combelleza, te tenemos el nombramiento. Quedé atónita”.

En diálogo con El Espectador, Tafur habló sobre su trayectoria como modelo de pasarela, la gran responsabilidad que siente al representar a su departamento y cómo ha encontrado un punto de convergencia entre el derecho, su gran pasión, y la participación en el reinado.

¿Hasta el momento ha recibido algún tipo de preparación para el concurso?

Nunca. Yo soy súper relajada. Todos los que me conocen saben que yo nunca he sido reina en mi forma de ser porque, por ejemplo, las mujeres que siempre han querido esto, desde que nacen se comportan como tal, pero yo nunca. Entrar en el papel va a ser difícil

¿Pero cree que haber sido modelo de pasarela le ayuda?

Soy modelo hace nueve años, he participado en las principales ferias de moda del país como el Cali Exposhow, Colombiamoda, Bogotá Fashion Week, BCapital, entre otras. En mi primer Exposhow, cuando tenía 14 años, quedé como modelo revelación y de ahí en adelante he sido nominada varias veces por la Revista Cromos como modelo del año y modelo revelación, pero las cosas son diferentes.

Yo creo que definitivamente debo trabajar en la forma de caminar porque camino como modelo y no como reina. El sentado también porque yo me ‘desparramo’ cuando me siento. Tengo que trabajar en la ‘actitud de reina’.

¿En qué se diferencia Gabriela de las otras participantes?

Creo que muchas reinas buscan privilegiarse a si mismas. Yo pienso que la idea detrás del reinado es en verdad hacer un cambio social. En mi caso quiero hacerlo desde y para las mujeres en lo concerniente a la violencia sexual y de género. He tenido la posibilidad de tratar esos temas en la universidad y escribir varias cosas al respecto porque es un asunto que me apasiona. Entonces, creo que es una nueva perspectiva que le puedo aportar al reinado desde mi experiencia académica.

¿Y qué le aporta el reinado a Gabriela?

Un año dedicado 100% a la gente. Pienso que es el único momento de mi vida donde voy a poder hacer verdaderamente eso. Uno siempre tiene planes filantrópicos en la vida y metas que quiere cumplir con las personas, pero en últimas por temas laborales, académicos y de la cotidianidad es muy complicado llevarlos a cabo.

 De lo que ha hecho, hasta el momento, ¿qué la hace sentir orgullosa?

Recientemente, hice un artículo en coautoría con el doctor Nelson Remolina, un académico muy reconocido, y escribimos un documento sobre protección de datos empresariales y lo publicaron en la revista de propiedad intelectual de la Universidad del Externado. Para un abogado eso es muy meritorio.

Antes de eso, escribí un artículo para participar en un concurso de la firma Gómez Pinzón Zuleta y quedé en segundo puesto. Eso ha sido muy importante para mi carrera.

¿Y lo más difícil?

Fue reciente. Yo desde primer semestre pertenecí a la Selección de voleibol de la universidad y nunca pudimos quedar campeonas, pero apenas me retiré quedaron campeonas ¿cómo te parece? (risas).  Es difícil, pero salí adelante.

Las preguntas en el Concurso de Belleza, claramente no han sido una muy buena experiencia para muchas participantes ¿siente temor?

Yo creo que lo que más me emociona del reinado es el tema de las preguntas. Es atípico, pero es lo que me tiene más feliz. Además, las preguntas han cambiado a través de los años porque antes no demostraban la inteligencia de las reinas y lo chévere de ese momento es poder escuchar sus opiniones, y a mí me encanta dar mi opinión.

¿Quiénes la acompañarán en el proceso de preparación?

Ya estoy armando un excelente grupo de preparadores. Voy a tener gente que me va a ayudar en Cali y en Bogotá porque la idea es estar yendo y viniendo. 

¿En qué momento se cruza un reinado en la vida de una abogada?

En realidad, tuve esa discusión interna mucho tiempo. Desde hace rato, cuando hablaba con mi familia y con Combelleza, siempre la razón por la que decía que no era porque no sabía cómo iba a conjugar el mundo del derecho y el mundo del reinado, pero encontré la forma y ya no lo veo como una desviación en mi carrera profesional, sino como un complemento.

Ahora, las personas en la carrera que sea necesitan cursar una etapa de sus vidas donde se dan a conocer profesionalmente, en derecho uno entre más adulto sea más credibilidad tiene, entonces el reinado me va ayudar a darme a conocer rápido, va a ser una plataforma para sobresalir e implementar políticas sociales que, en últimas, van de la mano con mi carrera, mis ideales y mis publicaciones.

De acuerdo con lo que dice ¿no le asusta que el mismo reinado sea el que afecte su credibilidad como abogada?

La verdad, sí me asusta que eso suceda y esa conversación la tuve con mis dos jefes, pero ambos tenían opiniones contrarias. Finalmente, la conclusión a la que llegué fue que siempre voy a seguir siendo yo, con mi promedio, mi trayectoria y mis publicaciones. Mi hoja de vida va a seguir siendo la misma, solo que va a tener el plus del reinado y ojalá sea positivo.

¿Qué es lo más difícil de asumir este nuevo reto?

Para mí, lo más difícil de participar en el reinado es la carga emocional que todo esto trae porque tienes a todo Colombia mirando cómo te comportas, cómo comes, qué dices, qué no dices y en últimas eso si es complicado. Es el hecho de que me va a tocar cambiar mi forma de vestir, de hablar y de actuar, es duro para mí.

¿Qué planea a futuro?

Si gano seguiré con mi carrera profesional y si no, también. La meta es la misma, siempre he querido ser presidenta de una multinacional en tecnología, entonces, si gano buenísimo y si no voy para allá también.

¿Cómo se cuida? ¿cuáles son sus tips de belleza?

En este momento no he empezado en forma el tema de la preparación física precisamente porque trabajaba todo el día y no tenía mucho tiempo para hacer ejercicio. Ahora, voy a iniciar con pilates porque amo todo lo que tiene que ver con relajación y estiramiento. Soy vegetariana y me cuido mucho en mi alimentación más por salud que por estética. Por lo general casi no me maquillo, pero sí me cuido mucho el pelo, para mi es sagrado, lo lavo poco y la noche antes del lavado me aplico tratamientos.

¿Cómo le va con la salsa?

Como buena caleña me fascina la salsa. De hecho, ayer estuve en el show de Delirio.

¿Qué significa representar al departamento de Valle?

Por un lado, es un gran honor representar a mi departamento, pero es un reto porque hay una tradición de reinas increíble. Creo que las reinas del Valle del Cauca han salido completamente preparadas y nos hemos visto muy bien representados en Cartagena siempre. Entonces, esto viene con una gran responsabilidad y estoy comprometida completamente para dar lo mejor y satisfacer las necesidades de los vallecaucanos.