Mueren cuatro niños indígenas de wounaan en desplazamiento

La Defensoría del Pueblo advirtió de las precarias condiciones en las que vive la comunidad y pidió que se aclaren las causas de los fallecimientos de los menores.

Archivo

Cuatro niños indígenas de la etnia wounaan murieron en el Valle del Cauca por razones de salubridad. Así lo informó la Defensoría del Pueblo, que además pidió a las autoridades aclarar las causas de fallecimiento de los menores. Por su parte, la comunidad indigena manifestó que uno de ellos pereció cuando estuvo en Buenaventura en 2014 y los otros tres en el territorio de origen. 

La Defensoría del Pueblo visitó la zona y advirtió acerca de las condiciones tan precarias en las vive la población, la cual tuvo que irse de su territorio por enfrentamientos de grupos armados. Cerca de 200 familias resultaron afectadas por esta situación, luego de esto la etnia wounaan regresó a su territorio de origen el pasado 12 de diciembre y se ubican en Chachajo, Agua Clara y Chamapuro, parte baja del río San Juan en Buenaventura (Valle del Cauca). 

La entidad pidió a las autoridades correspondientes que aclaren las circunstancias de la muerte de los menores después del retorno a su lugar de origen para establecer responsabilidades.

El defensor delegado para la población desplazada de la Defensoría, Mauricio Redondo, indicó que "la comunidad indígena ha denunciado específicamente que un menor murió en el momento del desplazamiento, cuando estuvieron en Buenaventura, y que ahora han muerto tres menores de edad en su momento de retorno (...) por razones de salubridad".

Redondo Valencia, explicó que a pesar de los compromisos adquiridos por autoridades locales, departamentales y nacionales, los indígenas no cuentan con las garantías necesarias para estar de manera digna en sus zonas de origen.

La situación de la etnia wounaan es aún más crítica porque hay presencia de grupos ilegales en la zona, debido a esto solicitaron medidas colectivas de protección para los líderes que han sido amenazados. Igualmente, no se han realizado adecuaciones al colegio. Asimismo, solo hay tres docentes de planta y otros cuatro que están sin contrato.

El funcionario agregó que “persisten en la zona disputas entre guerrillas y grupos posdesmovilizados, unos 32.000 paramilitares de ultraderecha se desmovilizaron entre 2003 y 2006”.

Por su parte, algunos líderes de la comunidad le manifestaron que no cuentan con agua potable, además la entidad observó que esta comunidad tiene una planta eléctrica que está dañada, que están aislados, ya que no tienen una lancha para movilizarse en caso de una emergencia.

Los niños de la comunidad reciben las clases en algunas casas, aproximadamente son 96 alumnos de los grados de prekinder a quinto de primaria.

La Defensoría del Pueblo solicitó a las autoridades soluciones urgentes que protejan los derechos de esta comunidad y solicitó al Alcalde de Buenaventura que para el 31 de marzo se convoque al Comité de Justicia Transicional para analizar la situación de la comunidad indígena wounaan.

Temas relacionados