De los hoteles, colombianos se roban ceniceros, sabanas y hasta televisores