Clamor "santo" por los secuestrados