Desde el 2004 han muerto más de 1.000 niños ahogados en piscinas