Y ahora las polibandas

Vicepresidencia de la República urge mecanismos para judicializar a los responsables. Crecen denuncias ciudadanas.

Que algunos miembros de la fuerza pública estén involucrados con grupos al margen de la ley no es nuevo en la ciudad de Medellín, lo que sorprendió de las recientes denuncias hechas por la mesa de Derechos Humanos de la Comuna 6, fue la denominación de “Polibandas”, dado que según ellos, la participación de los uniformados va más allá del cobro de extorsiones o la cuota en los expendios de drogas.

Según conoció El Espectador, los policías involucrados en ilícitos ya no sólo reciben sobornos sino que de acuerdo con las denuncias, participan y orientan algunas de estas estructuras. “Hemos detectado que por ejemplo cuando realizan requisas y quitan armas, estas no son reportadas, sino que las venden a la banda contraria propiciando así mayores enfrentamientos”, aseguró uno de los voceros de la mesa.

Además señalaron que “los policías participan en planes para eliminar personas y orientan los operativos en algunos barrios por directrices de los capos. Tenemos varios casos donde los policías llegan hacen el operativo y luego entra la banda contraria y comete sus acciones. También capturan a los miembros de un combo y los dejan libres en territorio de sus adversarios para que sean asesinados”.

El Personero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, dijo que su despacho tiene conocimiento de estos casos “no sólo en la Comuna 6 sino también en la 13, hemos recibido quejas en cuanto a que la policía penetra o hace operativos en un barrio y no encuentra a los miembros de la banda, pero una vez se retiran entra el grupo rival y comete asesinatos, eso es señalado por la comunidad como una acción de favorecimiento hacia un grupo”.

El funcionario aseguró que esas informaciones son constantes, su despacho ha recibido denuncias desde el 2004, pero en los últimos meses se han incrementado en la Comuna 6, además “hay una serie de hechos que se aducen como demostrativos de ese favorecimiento”.

Esos hechos conocidos por este diario son los siguientes: el 21 de enero un grupo armado disparó contra una tienda en el barrio Kennedy. Tres personas murieron y 5 más resultaron heridas. El día anterior las autoridades habían realizado operativos en la zona.

La última semana de mayo también en el barrio Kennedy, durante un operativo realizado por la policía en horas de la mañana murió un menor de 16 años. La comunidad asegura que fue ejecutado, pero los uniformados alegan que se trató de un enfrentamiento. En horas de la noche ingresó al sector un grupo de encapuchados, asesinó a dos personas e hirió a dos más. 

El último caso se registró el primero de abril, cinco personas estaban retenidas preventivamente en la estación de policía del barrio Santander, al ser dejadas en libertad salieron en un taxi y pocas cuadras después fueron asesinadas.

El comandante de la Policía Metropolitana, General Yesid Vásquez, aseguró que varios uniformados están siendo investigados disciplinariamente por este último hecho. Además informó que “hay otro caso al que le estamos haciendo seguimiento y esperamos que ojalá lo más rápido posible podamos dar claridad a esa investigación, y así por el estilo hay otras pero no son todos los policías, ni son muchos casos tampoco, ni es generalizado el tema. Estas investigaciones las hacemos no porque tengamos denuncias concretas de la comunidad, es porque hemos detectado que estos policiales pueden no estar cumpliendo con su deber y si cumpliéndole a organizaciones criminales”.

Al conocer la situación el Vicepresidente de la República, Angelino Garzón, se mostró preocupado y pidió que quienes tengan esta información formulen las respectivas denuncias para poder capturar a los responsables. “El comandante de la Policía ha acordado mecanismos de reunión con las comunidades, aquí se trata de escucharlas para procesar la información que nos entreguen. Yo también estoy dispuesto a recibir personalmente a la ciudadanía si tienen esas denuncias para actuar rápidamente contra ellos. La directriz es cero tolerancia con estos funcionarios y sus nexos”.

Y es que la situación es tan delicada, que en algunos sectores se le complica el ingreso a la fuerza pública. “hay barrios como Kennedy y Miramar, donde la comunidad ve a los policías y los chiflan, les dicen que se vayan”, relata un  vocero de la mesa de DDHH.

Según el comandante de la Policía, estos hechos se presentan en los sitios donde hacen presencia los combos y obedecen a una estrategia para evitar ser capturados. “Si alguien se captura con un arma con porte ilegal o estupefacientes, la reacción es que salgan las familias a  ayudarlos y tiran botellas y  palos, pero no vamos a permitir que la policía salga de allí, si hay que meter muchos más hombres lo vamos a hacer, pero no les vamos a seguir el juego”, explicó el alto oficial.

Por eso programaron una nueva reunión en la alcaldía con presencia del Vicepresidente y representantes de los Ministerios del Interior y de Defensa, además de la Fiscalía y la Procuraduría. La intención es hacerle seguimiento a estas denuncias para establecer hasta donde están involucrados policías y de ser así, proceder conforme a la ley tal como ha ocurrido en otros casos en donde se ha podido establecer la veracidad de los hechos. “No permitiremos que unos pocos policías que están fuera de control o vinculados con estas bandas  vayan a dañar el nombre de quienes estamos aquí cumpliendo, arriesgando nuestras vidas y lejos de nuestras familias”, concluyó el general Vásquez.