Ya son cuatro los cuerpos rescatados en mina de Riosucio - Caldas

Miembros del cuerpo de rescate continúan con la búsqueda de 12 mineros, mientras que dificultades para acceder al socavón dificultan el operativo.

EFE

 Ya son cuatro los cuerpos rescatados de la mina, ubicada en el municipio de Riosucio (Caldas), que colapsó con 16 personas dentro el pasado miércoles. En horas de la noche fueron encontradas las dos primeras personas en medio de dificultades para acceder al socavón, sin embargo, el trabajo de miembros del organismo del cuerpo de rescate permitió que se recuperara otros dos cuerpos en la madrugada de este viernes.

Los cadáveres de los mineros encontrados ya fueron trasladados a Medicina Legal en la ciudad de Pereira para proceder con su identificación y posteriormente ser entregados a sus familiares.

Aún resta por saberse la suerte de otros 12 mineros, y aunque algunos familiares conservan la esperanza de encontrarlos con vida, es más el pesimismo, por las condiciones del sitio de la emergencia.

El capitán Óscar Mejía, comandante de Bomberos de Riosucio, relató que los trabajos han sido dispendiosos. “Se trata de una labor de paciencia y mucho cuidado, para no arriesgar al personal de socorro. Hay dificultades, porque las minas tienen un orificio en la orilla del río Cauca, lo que las inunda. Lo que se evacua por un lado, entra por el otro”, dijo en entrevista con el diario La Patria de Manizales.

Con el propósito de viabilizar las acciones de respuesta de los organismos de socorro la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) declaró calamidad pública en la zona.

Ante la emergencia, se pronunció la Defensoría del Pueblo, entidad que pidió investigar a la empresa que operaba la mina y ejercer controles efectivos para evitar nuevas tragedias en el país, ya que existe un riesgo inminente para operarios de 3.000 complejos de explotación, que están en proceso de formalización, pero que no tienen la vigilancia adecuada de las autoridades.

Según las primeras versiones, un fallo eléctrico en el yacimiento –que dejó sin energía a máquinas extractoras de agua que impedían que el río Cauca inundara la excavación– originó la emergencia. La Central Hidroeléctrica de Caldas (CHEC) –señalada de haber autorizado el corte de energía que habría provocado la emergencia– desmintió que haya cortado el fluido eléctrico y sostuvo que la conexión eléctrica que alimentaba la mina era ilegal.

Temas relacionados