Yuberjén Martínez ayuda a construir la casa para su familia

El boxeador y medallista olímpico compartió en sus redes sociales imágenes de las obras que adelantan.

Yuberjén Martínez, en Chigorodó, donde ayuda en la construcción de la casa para su familia. / Tomada de Facebook

Con lágrimas en los ojos recibió el boxeador y ganador de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Yuberjén Martinez, la noticia de que el gobierno le daría la casa que había soñado construirle a su mamá.

Luego de haber hecho fuertes declaraciones en las que aseguró que "la plata que dan por bronce no me alcanza para la casa que quiero para mi mamá, por eso voy por el oro", tanto la Gobernación de Antioquia como la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, se comprometieron a cumplirle el sueño.

Hoy, un mes después de haberse subido al podio junto al uzbeko Hasanboy Dusmatov (oro), el estadounidense Nico Miguel Hernández (bronce) y el cubano Joahnys Argilagos (bronce) compartió en sus redes sociales imágenes de los primeros trabajos en el lote donde se construirá su casa y en la que decidió ayudar a establecer los primeros cimientos.

En las imágenes, en las que aparece sacando tierra en una carreta y ayudando a colocar el cemento, el boxeador de Chigorodó (Antioquia) puso como leyenda: “con los parceros y familiares tirando la plancha de la casa. Gracias Dios por la bendiciones diarias”.

Aunque muchos consideraron que Martínez no recibió la ayuda del Gobierno, al parecer el boxeador decidió ayudar en la construcción de la vivienda, de la que solo, hasta la semana pasada, faltaba concretar el lote donde se iba a hacer la consstrucción.  

El camino de Yuberjén a la medalla de plata

En su primera pelea en la categoría minimosca (46-49 kg) derrotó 3-0 al brasileño Patrick Lourenco en la ronda de 32. Por luchar ante un local, las expectativas de una victoria no eran muy altas, pero El Tremendo, como le dicen en el mundo del boxeo local, se salió con las suya.

Aunque la ilusión estaba alta, el obstáculo en los octavos de final sería un discípulo de Manny Pacquiao, un filipino que creció queriendo ser boxeador gracias al gran campeón, ídolo en su país. Pero Yuber sacó su calidad y una vez más se llevó el triunfo por un contundente 3-0.

Ya con la motivación de la medalla de bronce a una sola pelea, el antioqueño llegó fuerte para derrotar al español Samuel Carmona en los cuartos de final. Fue quizás el combate que más le costó, porque no se impuso 3-0, sino 2-1. Por momentos pareció derrotado, pero con su agilidad esquivó golpes que le darían puntos a su rival y en el contraataque sumó más él.

Con el bronce en el bolsillo recordaba la promesa a su madre, pero sabía que con el dinero que le darían por esa medalla en Coldeportes ($68’945.400) no le alcanzaba. Así que con eso en la cabeza subió al ring ante el cubano Joahnys Argilagos en la semifinal.

En la final no se obtuvo el mejor resultado, pero Yuberjén, el 'tremendo, como se hacía llamar desde niño, es orgullo de Colombia.