Advierten disminución de la producción agropecuaria

Una sensible rebaja en la producción alimentaria decidieron los agricultores colombianos como consecuencia de las altas tasas de interés que impulsa la revaluación y la entrada al país de productos de más bajo costo.

Para los agricultores agremiados en la SAC (Sociedad de Agricultores de Colombia;) la rentabilidad en el campo se perdió desde hace varios meses, factor que se agudizó con los altos precios de los insumos provenientes del petróleo como la úrea y algunos fungicidas, que muestran sobreprecios por encima del 150%.

El presidente de la SAC, Rafael Mejía, cuestionó duramente la decisión del Banco de la República del hoy de elevar en un cuarto de punto las tasas de interés. A juicio del dirigente gremial, el Emisor no consideró que el problema de la inflación se origina en el alto costo de los alimentos, agravado por la falta de control pata meter en cintura  la intermediación que está encareciendo los productos de la canasta familiar.

Advirtió que si bien se espera una menor oferta de alimentos, el país debe entender que los empresarios del agro no pueden seguir produciendo a pérdida.

“Lo grave del asunto es que se le había advertido al Banco de la República sobre todas estas consecuencias, pero lamentablemente el Emisor nos desconoció”,  se lamentó el dirigente gremial.

Con la decisión de elevar las tasas de interés de 9,75% a 10%, el Banco Central desconoció las necesidades de 11,5 millones de habitantes de la zona rural , y puso en peligro 3,5 millones de empleos que genera el sector agropecuario en Colombia.

De otra parte, los agricultores también se quejaron por el aumento de tasas.
Argumentos como la desaceleración económica y la disminución de la demanda interna, contradictoriamente motivaron el alza de 25 p.b. (puntos básicos) de la tasa de interés, como si la Junta del emisor no hubiera reflexionado sobre si esta desaceleración es consecuencia de un creciente diferencial de tasas de interés, que motiva una revaluación que ya  supera cinco años”, dicen los floricultores en un boletín.

Consideran que ante la posición de la Junta, de seguir aumentando la tasa de interés, que por ende hace un daño irreparable a las actividades económicas generadoras de empleo, Asocolflores hace un enérgico llamado al Gobierno para que incremente de forma agresiva los controles de capital, medida que, entre otras, ha ayudado a disminuir el impacto de la revaluación.

Los cafeteros invitaron al Ejecutivo a apoyar el sector porque de él depende cerca de 450.000 familias colombianas que podrán ver disminuir en forma alarmante sus ingresos.

Otros sectores como los textileros y fabricantes de productos de cuero se mostraron igualmente alarmados con la nueva alza de los intereses decidida hoy por el Banco  de la República.