Aprobado monto del Presupuesto para 2009 por $140,5 billones

El Presupuesto para 2009 aforado en $140,5 billones contempla $5,9 billones por el pago de subsidios a los combustibles, anunció el Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, al explicar que los tres grandes rubros son funcionamiento que demandará recursos por $73,5 billones; deuda con $37,03 billones e inversión con $29,95 billones.

Explicó que este monto de $140,5 billones es comparado con el de 2008 de $124,2 billones luego del recorte de $1,5 billones decretado por el Gobierno, lo que da un crecimiento de 13,1%.

Pero si se descuentan los gastos extraordinarios que se tienen que hacer por $5,9 billones por los subsidios a los combustibles, el crecimiento del Presupuesto 2009 va a ser 8,9% inferior al crecimiento nominal de la economía estimado en 10% por el Ministerio de Hacienda.

El funcionario explicó que con este presupuesto se garantiza la sostenibilidad de la deuda neta del Sector Público No Financiero como proporción del PIB que bajará al 25% del PIB en 2009 cuando en 2008 será del 26,3% del PIB, y que la deuda del Gobierno Nacional Central espera baje del 37,2%, con el recorte de 2008, al 36,4% del PIB en 2009.

Recordó que el monto del Presupuesto es consistente con las metas de déficit del Sector Público Consolidado del 1,4% del PIB y del Gobierno Nacional Central de 3% del PIB.

Zuluaga recordó que el anteproyecto de Presupuesto 2009 presentado a precios de 2008 valía $146,5 billones, lo que a precios de 2009 equivale a $152 billones.

El presupuesto presentado hoy asciende a $140,5 billones, es decir, $12 billones menos frente a lo solicitado en el anteproyecto de presupuesto.

El titular de la cartera de Hacienda dijo que para el próximo año el presupuesto estará afectado por el pago de subsidios a los combustibles por $5,9 billones como consecuencia del aumento en los precios internacionales del petróleo, y por el desborde de la inflación en 2008 valorado en $1,5 billones que se reflejará en los costos de salarios, pensiones y el Sistema General de Participaciones.

El Gobierno tomó la decisión de reconocer el pago de una serie de contingencias causadas en el pasado, tales como reparación de víctimas de la violencia, reliquidación de pensiones, sentencias judiciales, deudas por bonos pensionales, valoradas en $3,2 billones.

En qué se gastará el Presupuesto

Los tres grandes rubros del presupuesto son funcionamiento que tendrá una partida de $73,5 billones; servicio de la deuda con $37 billones e inversión con $29,9 billones.

Funcionamiento presenta un crecimiento del 14,4% debido al aumento de 11,5% en las partidas para gastos de personal, y de 7,2% en gastos generales debido a los mayores gastos de personal de la Justicia, el aumento en la planta de la Fiscalía General, del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), las leyes de infancia, justicia y paz, y de pequeñas causas.

La nómina del Estado crecerá en cerca de 9.000 personas, siendo el mayor número el destinado a la fuerza pública.

El Gobierno indicó que la inversión crece el 42,2% pero al incluir el incremento de los subsidios a los combustibles que pasan de $687.000 millones a $5,9 billones.

El crecimiento del resto de Inversión es del 18%, incluyendo recursos del Fondo Nacional de Regalías, evitando así un elevado endeudamiento por parte de las regiones.

El Presupuesto de 2009 fue construido con la base de una variación del PIB en términos reales de 5%. Una devaluación del periodo de 1%, que significa una tasa de cambio (dólar) para 2009 de $1.921 y una promedio durante todo el año de $1.948. El incremento salarial de referencia para efectos de construir el Presupuesto es de 6%, lo que tendrá un costo de $1,2 billones entre salarios y pensiones.

Para 2009, el Gobierno proyecta un superávit primario, del Sector Público Consolidado, de 1.9%, y el déficit del mismo sector de 1,4%.

Para el Gobierno Nacional Central se proyecta un déficit de 3%. Para este año el déficit esperado es de 3,1% para el Gobierno Central y 1% para el consolidado.

Para el próximo añoproyecta un menor déficit del Gobierno Nacional Central, pero uno mayor del Sector Público Consolidado.