Arranca en Uruguay Cumbre del Mercosur

Durante la reunión de los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, a la que asisten los demás de Suramérica en calidad de países asociados, se discutirá la posible adhesión de Venezuela al bloque principal.

La cumbre de Jefes de Estado de Mercosur comienza este martes en Montevideo, donde Argentina relevará a Uruguay en la presidencia de esta organización regional, tras un periodo en el que se ha avanzado poco en la integración y han aumentado las discrepancias entre los países miembros.

La reunión de los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y de los mandatarios de los países asociados al Mercosur (Venezuela, que está en proceso de adhesión; Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador) comenzará con un desayuno de trabajo.

Durante esta cita al más alto nivel está prevista la firma de un tratado de libre comercio del bloque con Israel, el primero de este tipo suscrito por el Mercosur con un país tercero y que supone el mayor logro tangible en los seis meses de presidencia Uruguaya del grupo regional.

El Consejo del Mercado Común, que agrupa a los ministros de Asuntos Exteriores y Economía del Mercosur, se reunió ayer como preámbulo de la cumbre de jefes de Estado y firmó un documento conjunto con la Unión Europea que fijó la cooperación con este país hasta el 2013 y contempla una ayuda de Bruselas de algo más de 71 millones de dólares para fomentar el proceso de integración.

Aunque en las conclusiones que expuso ayer el ministro de Asuntos Exteriores uruguayo, Reinaldo Gargano, fue resaltada la actual bonanza económica en la región, las asimetrías entre los países miembros marcan aún las negociaciones y han obligado a dejar para el próximo semestre temas tan importantes como el código aduanero o la eliminación del doble arancel externo.

Las expectativas iniciales señalaban que el código aduanero, que dará lugar a un territorio aduanero común y la eliminación del cobro del doble arancel, debía estar listo para aplicarse a partir de 2008, pero las dilaciones en su redacción aplazan su puesta en marcha hasta al menos 2009.

La mayor discrepancia en el ámbito económico advertida ayer estuvo en los propios tratados de libre comercio, con Uruguay al frente de quienes defienden la firma de acuerdos bilaterales con otros países si no se avanza en la política comercial común y en la eliminación de las rígidas estructuras aduaneras.

Argentina y Brasil, por el contrario, insistieron en que esa estrategia común pasa necesariamente por la adopción de acuerdos en bloque y desconfió de los intentos de Estados Unidos de sondear Tratados de Libre Comercio en Uruguay. Aunque el país anfitrión de la cumbre es el más crítico con las asimetrías existentes en el seno del Mercosur y la doble velocidad que están imponiendo brasileños y argentinos, sin embargo, su canciller se mostró ayer más conciliador.

"El Mercosur sólo puede ir hacia adelante y lo alcanzado hasta ahora es irrevocable" , aseguró Gargano, quien admitió que "en 16 años no se pueden corregir las asimetrías que se generaron en 180 años".

Aunque tampoco se han cumplido los plazos de la adhesión de Venezuela, debido a los recelos de los Parlamentos de Brasil y Paraguay que aún han de ratificar ese ingreso, se espera que en la cumbre de este martes se dé un espaldarazo a las aspiraciones del Gobierno del presidente Hugo Chávez.

Además de participar en la cumbre de jefes de Estado, Chávez también tomará parte en una reunión alternativa en el Paraninfo de la Universidad de la República, donde será recibido por organizaciones sociales y sindicales, e impondrá una condecoración al escritor uruguayo Mario Benedetti.

Con información de Efe

Temas relacionados

 

últimas noticias

Claves para aumentar la empleabilidad