Consumidores esperan más oferta de la OPEP y productores, menos especulación

<p>Los mercados petroleros centrarán su atención este fin de semana en la ciudad saudí de Yeda, a donde los principales consumidores de energía acudirán para pedir una mayor oferta de crudo a la (Organización de Países Exportadoes de Petróleo) OPEP, mientras que los productores insistirán en la necesidad de medidas para frenar la especulación financiera.</p>

Lo inédito en la reunión convocada de urgencia por Riad, capital de Arabia Saudita, tras la exorbitante escalada del precio del "oro negro" hasta casi 140 dólares/barril (db), es que ese país, el mayor exportador mundial, no sólo citó a los productores de crudo para tratar el tema, sino también a los responsables del mayor consumo energético, así como a los grandes consorcios petroleros y a los bancos.

Según fuentes oficiales, en el encuentro auspiciado por el rey saudí Abdulá se espera la participación de 35 países, representados en su mayoría por los ministros de Energía, 25 compañías petroleras y siete organizaciones, entre otros.

La cita se produce después de que el precio del crudo se duplicara en un año, y miles de transportadores, agricultores y otros trabajadores de los sectores más afectados salieran a la calle en decenas de países para protestar por la carestía de los carburantes.

El tema ha entrado además de lleno en la campaña electoral de EE.UU., de lejos el mayor consumidor mundial de crudo, y cuando el segundo gran consumidor, China, busca la forma de evitar problemas de abastecimiento de gasolina durante los Juegos Olímpicos de Pekín en agosto.

Entre los participantes destaca el vicepresidente de China, Xi Jinping; el primer ministro británico, Grodon Brown; el secretario general de la OPEP, Abdala Salem El Badri; el director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, Nobuo Tanaka, y el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs.

Pero la cautela reina en los mercados sobre el resultado de esta cumbre al no divisarse consensos para adoptar medidas concretas.

"La expectativa se ha reducido porque Arabia Saudita ya ha anunciado que proyecta aumentar sus suministros al menos en 200.000 bd" el próximo mes, después de haberlos elevados ya en 300.000 bd en junio, explicó en Viena Ehsan Ul-Haq, analista de la consultora especializada JBC Energy.

Algunas fuentes han sugerido que podría haber un anuncio de un incremento aún mayor, pero los observadores se muestran escépticos, ya que persisten dudas sobre cuándo entrará a operar el nuevo campo petrolero saudí de Khursaniyah, con una capacidad inicial de 500.000 bd.

Tampoco se espera que los socios de Riad en la OPEP abran sus espitas: la mayoría no tiene capacidad excedente para bombear barriles adicionales y, además, varios de ellos han expresado su desacuerdo con el aumento unilateral de la oferta saudí.

Según señalaron fuentes cercanas a la organización, el ministro venezolano de Petróleo, Rafael Ramírez, así como sus colegas de Ecuador, Galo Chiriboga, y de Irak, Husein al Chehrestani, no asistirán a la reunión en Yeda.

Venezuela, al igual que Argelia, Libia o Qatar, ha reiterado su oposición a cambiar la oferta de la OPEP antes de la conferencia convocada por la organización para el 9 de septiembre en Viena.

Irán ha expresado esta semana su rechazo a la medida anunciada por Riad, y, al igual que la mayoría de los productores, atribuye el encarecimiento del crudo a factores como el debilitamiento del dólar, la especulación financiera en los mercados de futuros y los tributos fiscales sobre el crudo y sus derivados.

En opinión de Ul-Haq, el anuncio unilateral del reino wahabí tiene el objetivo de colocar al mayor suministrador mundial de crudo y anfitrión del encuentro en la posición de poder decir a sus huéspedes que, por su parte, ha hecho ya todo lo que estaba en sus manos para aliviar la situación. Y es que Arabia Saudita alcanzará así una producción de 9,7 millones de bd, la más alta desde 1981.

China, cuyo vigoroso crecimiento económico es visto como uno de los principales factores del alza de los precios, ha anunciado que aportará "un nuevo concepto de energía", y, aunque no ha revelado de qué se trata, los analistas esperan que el gigante asiático se siente a la mesa diciendo que ha hecho los deberes.

Y es que en vísperas del encuentro del domingo, Pekín redujo los subsidios y aumentó el precio de los carburantes.

"Cada uno dirá que no tiene la culpa del petróleo caro, y finalmente, la presión se centrará en los especuladores", vaticinó Ul-Haq.

La OPEP ha atribuido gran parte de la subida del precio a la especulación financiera en los mercados de futuros y ha pedido medidas para regularla, aunque de momento nadie parece saber en qué consistirían esas medidas.

Temas relacionados

 

últimas noticias