Desaceleración de la economía preocupa al presidente Uribe

Altamente preocupado se mostró el Presidente por la desaceleración de la economía, la inflación, el precio de los combustibles, los alimentos y las tasas de interés.

“Creemos que en Colombia no hay un problema inflacionario por exceso de circulante. No hay inflación monetaria. Pensamos que hay una inflación importada, por los precios del petróleo, de los fertilizantes, de los alimentos”, dijo el mandatario de los colombianos.
 
El pronunciamiento fue hecho en Santa Marta donde asistió esta noche a la inauguración de varias obras realizadas por la empresa privada.

Resaltó la presentación del proyecto de Presupuesto para 2009 aforado en $140,5 billones.

“Nosotros entregamos hoy al Congreso el Presupuesto de la Nación, el Proyecto de Presupuesto. Y ahí se notan unos crecimientos altos de Transferencias a las regiones, ordenados por la Constitución, y otro de pensiones”.

La iniciativa fue radicada por el ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, tras haberlo dado a conocer en rueda de prensa, hoy en la tarde.

En medio de la inauguración de las obras, el presidente Uribe anunció que para responder a la crisis alimentaria, que presiona la inflación, “El país va a responder en producción de alimentos. Las cosechas son buenas. Lo que tememos es que los costos son muy altos, y eso se ha venido traduciendo mes a mes en precios. Especialmente, por motivo de ese impacto en los alimentos que tiene la elevación constante de los insumos agropecuarios, especialmente aquellos derivados del petróleo”.

Reiteró que su administración seguirá reformando el Estado como una medida para procurar el saneamiento de las finanzas públicas.
“Hay que avanzar en el saneamiento macroeconómico del país. Además de los esfuerzos en materia de déficit y de endeudamiento, hemos hecho el esfuerzo de reformar 411 entidades del Estado”, dijo el mandatario colombiano.

Insistió en que “estamos en la tarea de reformar todas las instituciones del Estado – Nación, para dejar atrás un Estado de desgreño, con una mezcla de politiquería y de excesos sindicales, y avanzar hacia un Estado que le sirva bien a la comunidad, con eficiencia, con solidaridad y transparencia”.

Reiteró que “vamos a seguir hasta el último día de Gobierno reformando la administración. Creo que eso va a ser un legado importante en materia de finanzas públicas y en confianza de los ciudadanos en el Estado”.

Admitió que las finanzas públicas siguen presentando problemas.

Reconoció que “hay unas cargas pesadas del presupuesto. Pero en la medida que, por un lado, haya austeridad, reforma del Estado y, por otro lado, crecimiento de la inversión, eso se tiene que ir equilibrando”.

Defendió la existencia de las gabelas tributarias. “Hemos adoptado una política tributaria que nos ha aprobado el Congreso de la República, que no rebaja las tarifas de manera general, pero sí da estímulos a la inversión”.

Destacó las ventajas de la creación de las zonas francas. “Hemos creado un concepto diferente de Zona Franca Especial. Vemos los progresos de nuestros puertos. Hay unos puertos colombianos que se están transformando en Zonas Francas. Eso les permite pagar una tarifa de renta no del 33, sino del 15, e importar todos sus elementos de logística muy costosos –una grúa pórtico vale un capital–, e importarlos sin arancel, importarlos sin IVA. Hay una gran inversión portuaria en Colombia”, dijo.