Directorio del FMI aprueba vender 403 toneladas de oro para tapar déficit

<p>Como respuesta a la crisis presupuestaria por la que atraviesa, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha caído en la tentación de poner a la venta sus objetos de más valor, en este caso, lingotes que fueron aportados por los países miembros.</p><p>&nbsp;</p>

Con 3.217 toneladas en sus cofres, el Fondo es el tercer mayor poseedor del metal noble del mundo, tras la Reserva Federal estadounidense y el Bundesbank alemán.

El organismo ha querido obrar con más juicio que la mayoría de las personas con el agua hasta el cuello que acude a las casas de empeño y usará las ganancias para establecer un fondo de inversión que le genere unos confiables recursos cada año.

Es el momento perfecto para hacerlo, pues la onza de oro se cotiza a 927 dólares, cerca de su nivel récord.
La institución calcula que obtendrá unos 11.000 millones de dólares con la venta de los lingotes, que realizará de forma gradual en los próximos años, dijo un alto funcionario que pidió no ser identificado.

Con esa operación, junto a reducciones de gasto, la eliminación de 380 puestos de trabajo y otras medidas, el Fondo cree que enjugará el déficit de 400 millones de dólares que de otro modo registraría en 2010.

El organismo está en números rojos porque se ha quedado prácticamente sin clientes, dado que la mayoría de los países en desarrollo prefieren pedir prestado en los mercados de capitales a solicitar los préstamos con condiciones que la institución extiende.

Argentina, Brasil, Uruguay e Indonesia, por ejemplo, pagaron hace dos años sus deudas con anticipación, principalmente para no tener por encima del hombro al FMI mirando cómo dirigen su política económica.

Desde su fundación en 1944, el Fondo se ha financiado casi exclusivamente con los intereses que cobra por sus préstamos, por lo que los buenos tiempos en los mercados emergentes le han causado sudores presupuestarios.
Con la decisión de hoy, el organismo establecerá una fuente alternativa de dinero.

"Hemos acordado reemplazar un modelo de ingresos obsoleto e inviable con un modelo moderno y más predecible en consonancia con otras instituciones financieras internacionales", dijo el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, tras la reunión.

La venta del oro requiere el 85 por ciento del voto de los miembros de la institución, por lo que Estados Unidos, con casi un 17 por ciento, tiene el derecho de veto.

El Gobierno de George W. Bush respalda la medida, pero debe obtener la aprobación del Congreso. Ninguna otra nación debe pasar por su legislatura para votar a favor, según el FMI.

La venta de oro fue la principal recomendación que dio hace un año un comité de expertos establecido por el anterior director gerente del Fondo, el español Rodrigo Rato, para estudiar cómo generar nuevos ingresos.

Si la Legislatura estadounidense no pone problemas, el FMI venderá el oro de forma gradual en los próximos años, en coordinación con los bancos centrales para evitar "trastornos en el mercado" , según el alto funcionario.
En el pasado empresas mineras e inversionistas han manifestado su preocupación de que la operación haga caer el precio de la onza.

El Consejo Ejecutivo, donde se sientan 24 directores que representan a los 185 países miembros del organismo, aprobó hoy además una flexibilización de las inversiones del FMI, que actualmente sólo puede comprar bonos soberanos, con baja rentabilidad.

Esa medida requerirá un cambio en su "carta magna" y, por tanto, necesitará la aprobación de las legislaturas de la mayoría de los Estados miembros.

En el lado de los gastos, con la reducción de los 380 puestos de trabajo en los próximos tres años y con medidas de ahorro el Fondo pretende economizar 100 millones de dólares hasta 2011, según otro alto funcionario, que tampoco quiso ser identificado.

Sin embargo, tal y como va la economía mundial, quizá para entonces vuelva a tener a Gobiernos llamando a su puerta para pedirle créditos.

Temas relacionados