El país se quedó sin técnicos y sobran los universitarios

<p>En los últimos siete años, mientras que los ingresos para los técnicos se incrementaron en 14 por ciento, para los universitarios casi se mantuvo intacto. Se graduaron más mujeres que hombres.</p>

El Observatorio Laboral de Educación evidenció que en Colombia existe una demanda técnicos y tecnólogos superior en un 44 por ciento a la actual oferta, todo porque cada vez más los colombianos quieren un título universitario.

Este déficit de técnicos y tecnólogos es aún más evidente en el sector agropecuario, donde el Ministerio de Educación, entidad que realizó el Observatorio, ya trabaja en una descentralización de la oferta de educación tecnológica para suplir esta necesidad, aún más cuando el país negocia tratados de libre comercio con otros países, donde una de sus fortalezas es el agro.

La escasez de técnicos ha llevado que los ingresos que obtienen estos profesionales cuando entran por primera vez al mercado laboral se hayan incrementado en los últimos años 14 por ciento, mientras que los de los universitarios sólo ascendieron 2,8 por ciento.

Este comportamiento, según los expertos, no es consecuencia de que los técnicos estén mejor preparados que los universitarios, sino que su disponibilidad es menor y la necesidad de contratarlos va en aumento.

En los últimos siete años en Colombia 1.054.865 personas obtuvieron título de educación superior, de los cuales 573.440 fueron universitarios, que equivale al 64,8 por ciento; el 16,7 por ciento fueron técnicos y tecnólogos; y el 18,5 por ciento corresponde a postgrados, donde se incluyen especializaciones, maestrías y doctorados.

Del total de graduados de educación superior, el 54 por ciento se quedó en manos de mujeres y el 46 por ciento, en los hombres. Los estudiantes de las universidades públicas demoran más tiempo en graduarse que quienes se forman en las universidades privadas, por lo que entre 2001 y 2007, las primeras otorgaron 319.681 títulos (36,1 por ciento) y las segundas, 565,212 (63,9 por ciento).

Los programas que más egresados dejaron en dicho periodo de tiempo fueron Economía, Administraciones, Contaduría y afines con un 31,7 por ciento; Ingenierías, Arquitectura y Urbanismo, con 24,1 por ciento; Ciencias Sociales y Humanas, con 16,8 por ciento, y Matemáticas, Ciencias Naturales, Agronomía, Veterinaria y afines, 1,4 por ciento del total.

Las cinco principales ciudades de Colombia concentran el 69 por ciento del total de graduados, entre las que se destaca Bogotá con el 40 por ciento.  El 80 por ciento de egresados del país están en la capital del país, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Ibagué, Cartagena, Manizales, Tunja y Montería.

La mayoría de los egresados de educación superior se quedan en la ciudad donde cursaron sus estudios y obtuvieron el título como profesionales.

Posición en el mercado laboral

De acuerdo con los resultados de 2006, los graduados que recibieron su título en ese año, es decir que llevaban vinculados en el mercado laboral doce menos o un periodo de tiempo inferior, su ingreso base de cotización para los técnicos fue de 905.473 pesos; tecnólogos, 1.018.767 pesos; universitarios, 1.334.171 pesos; especialización, 2.462.994 pesos; maestrías, 2.988.516 pesos, y doctorados, 4.398.220 pesos.

Sin embargo, por género, el Observatorio mostró que en promedio los hombres ganan un 17,4 por ciento más que las mujeres, sobre todo en los niveles de especialización y maestría, en el que una mujer llega a recibir una remuneración menor en un 21 por ciento con respecto a la de un hombre.

El Observatorio evidenció que del total de graduados de educación superior de los últimos siete años, el 83 por ciento cotiza en el Sistema general de Seguridad Social y el incremento más significativo se dio en el campo de los técnicos que pasó de un 66 a un 81 por ciento, lo que, en palabras de la ministra de Educación, Cecilia María Vélez, demuestra que la informalidad en este sector se ha reducido.

Sobre la relación que existe entre la profesión y el trabajo que desempeña, el 67 por ciento de los profesionales considera que los dos están muy vinculados. En doctorados, la relación es de 100 por ciento; maestrías, 96 por ciento; especializaciones 94 por ciento; universitarios, 90 por ciento; tecnológico, 75 por ciento y técnico 69 por ciento.

Esas cifras, según Vélez, preocupan porque el tecnológico y técnico tienen énfasis en competencias específicas, por lo que la relación trabajo profesión debería ser del ciento por ciento.

Visión de los empleadores

El Observatorio Laboral de Educación también indagó a los empleadores y pudo establecer que la principal competencia que buscan en los graduados son los valores y principios éticos, punto en el que coinciden con los egresados, quienes consideran que este punto debe ser una prioridad en la formación educativa.

La capacidad de utilizar herramientas informáticas es otra de las cualidades que los empleadores buscan en los graduados.

La mayor falencia de las personas que ingresan por primera vez al mercado laboral, según el sector productivo, es el asumir responsabilidades y toma decisiones.  A esto se suma los pocos conocimientos de una segunda lengua.

 

últimas noticias