El peso colombiano es la moneda más revaluada de América Latina

En lo que va corrido del año, el peso colombiano se ha revaluado frente al dólar en casi un 17 por ciento. El Gobierno ratificó que por ahora no modificará los controles a los ingresos de capitales.

Este viernes, la reunión de la junta directiva del Banco de la República tendrá una preocupación mayor, pues el bajonazo con el que inició esta semana el precio del dólar no se lo esperaba ni el propio Gobierno. No sorprendería que la moneda norteamericana llegara a los 1.600 pesos, según analistas consultados.

El lunes, el dólar perdió más de 23 pesos y llegó a estar en un mínimo histórico de 1.696,50 pesos, niveles a los que no caía desde el 9 junio de 1999.

La revaluación del peso ha llegado a un punto en el que las decisiones del Ejecutivo para frenar esta tendencia aparecen como obsoletas y hasta el propio Ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, se mostró sorprendido por la caída del dólar en la jornada anterior.

Ni un mayor control al ingreso de capitales, especialmente a los denominados golondrinas, que tienen como único objetivo obtener una ganancia gracias a las altas tasas de interés y luego salir del mercado nacional, y mucho menos el anuncio del Gobierno en el sentido de que recortará el presupuesto nacional de 2009 en 10 billones de pesos han hecho reaccionar la divisa norteamericana.

Desde enero hasta junio de este año, la revaluación del peso, frente al dólar, es de un 17 por ciento y, ni los expertos más optimistas creen que esta tendencia va a cambiar en el segundo semestre del año.

Zuluaga aseguró que lo que ocurrió el lunes en los mercados interbancarios "fue un bajonazo sorprendente" y que "esperábamos una mayor estabilidad", pero esto sólo confirma que el mercado doméstico es uno de los más volátiles en toda la región.

De acuerdo con el jefe de la cartera de Hacienda, en un solo día, el peso se revaluó 1,5% y "si no hubiéramos extremado los controles al ingreso de los capitales especulativos (golondrina) la revaluación sería aún mayor".

La revaluación del peso, según Zuluaga, en parte, es consecuencia de los altos precios del crudo, pues "cada vez que el petróleo incrementa su cotización, el dólar se devalúa de manera significativa" y a ésto se suman las "maniobras" de los especuladores.

Aunque sectores como el agro y los exportadores le han pedido insistentemente al Emisor que baje las tasas de interés, el sector bancario en su reunión anual, contrariamente, estimó que el Banco de la República las incrementará en un cuarto de punto, debido a las presiones inflacionarias del mes de mayo, cuando quedó prácticamente descartado que el Gobierno cumpla la meta de inflación que fijo para el 2008.

Si es así, la tendencia revaluacionista del peso en cambio de retroceder, se agravaría, aún más si, como prevén los expertos, la Reserva Federal de los Estados Unidos decide en su próxima reunión mantener sus tasas de interés intactas o bajarlas.  Esta situación desembocaría en que a Colombia entren más dólares que buscan aprovechar el diferencial de tasas, es decir, en el país le pagan más intereses que en Norteamérica.

El Ministro de Hacienda fue enfático en asegurar que, pese a las críticas que aseguran que más restricciones al capital extranjero sólo desincentivan la inversión extranjera en el país, el Gobierno no piensa modificar los controles al ingreso de capitales en el corto plazo, pues "este mercado aún no ha consolidado una tendencia, por lo que levantarlos, sería un riesgo mayor para nuestra economía".

Ahora, exportadores, textileros, y el sector agropecuario sólo espera, por un lado, que la junta del Banco de la República encuentre una alternativa para controlar la inflación y baje las tasas de interés y, por otro, el Gobierno reduzca el gasto público, para frenar la revaluación y no repetir la situación del primer semestre de 2007, cuando ésta llegó al 20%.  Este martes, en las primeras horas de la jornada interbancaria, el dólar perdía otros 20 pesos en su cotización.

Temas relacionados

 

últimas noticias