"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

Emisor decide quedarse quieto con las tasas

El Banco de la República decidió mantener inalteradas las tasas de interés de intervención en el mercado, no obstante los llamados de algunos sectores a que las bajara, para desincentivar la entrada de dólares al país como contrapeso a la revaluación del peso.

La decisión de la junta directiva del Banco obedece a que los precios no quiere ceder y la inflación sigue muy por encima de lo que el Banco se ha propuesto como meta para este año.

"La inflación anual en mayo se situó en 6.39%, 66 puntos básicos por encima de la observada un mes atrás. Su aceleración obedeció principalmente al fuerte incremento en los precios de los alimentos no procesados debido a factores limáticos. Por su parte, los precios internacionales de los alimentos continúan en niveles elevados y, a pesar de la fuerte apreciación del peso, han presionado al alza los precios de la canasta familia", dijo un comunicado emitido al cierre de la reunión de la junta que, atípicamente, terminó después de las ocho de la noche.

El nivel actual de las tasas de interés de intervención se está dando la moderación requerida en el crecimiento de la demanda y es prudente, por lo tanto, mantener la actual postura de política monetaria. Sin embargo, si las expectativas de inflación comenzaran a afectar los precios y los salarios, esta postura necesitaría ser revisada, señaló el Banco.

El ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga, dijo que la decisión no afectará el crecimiento económico y que va acorde con las políticas que se ha trasado este Gobierno.

Por otra parte, la Junta decidió intensificar la acumulación de reservas internacionales en lo que resta de 2008. Para esto ha reemplazado el esquema actual de acumulación de reservas (compra de dólares) mediante opciones mensuales de US$150 millones, por compras mediante subastas competitivas por un monto de US$20 millones diarios.

Esto le permitirá pasar de un nivel de reservas actual de US$22.500 millones a más de US$25.000 este año.

Esto ocasionará un aumento  considerable del efectivo en circulación en el mercado financiero, lo que podría disparar la inflación. Por ello el banco también decidió, como medida neutralizadora, que a partir de septiembre se elimine el encaje marginal y se aumenta el encaje ordinario (depósito obligatorio de los bancos ante el Emisor) a un nivel promedio de 10% (11.5% para cuentas corrientes y de ahorro, y 6% para CDT).

Finalmente, el Banco señaló que, de ser necesario, se ampliaría la ventanilla de contracción monetaria.