Fracasó tercera reunión para definir salario mínimo de 2008

Los empresarios dijeron que este miércoles no se pudo avanzar porque los trabajadores centraron la discusión en temas diferentes al salario mínimo.

En la reunión de este miércoles, la tercera de la Mesa de Concertación Salarial, los gremios y los representantes de los trabajadores tampoco llegaron aun acuerdo sobre el salario mínimo y el encuentro terminó antes de lo previsto.

Según el presidente de la ANDI, Luis Carlos Villegas, la reunión fracasó y se perdió el tiempo porque los trabajadores centraron la discusión en 22 puntos diferentes al aumento del salario mínimo, que era el tema a tratar.

En la Mesa se discutieron temas como la situación económica de las madres comunitarias, las constantes alzas en los precios de los combustibles, el costo de los servicios públicos, entre otros.

Al final de las casi dos horas de reunión no se llegó a ningún acuerdo y el Gobierno Nacional anunció la creación de una subcomisión para que se encargue de los temas ya mencionados.

Las partes volverán a la Mesa de Concertación Salarial el próximo viernes y se espera, entonces, que sea el encuentro definitivo en el que el sector empresarial y los representantes de los trabajadores lleguen a un acuerdo sobre cuál debe ser el incremento del salario mínimo que afecta a cuatro millones y medio de trabajadores.

Mientras los gremios insisten en que el aumento no debe ser mayor al cinco por ciento, los sindicatos le exigen al Gobierno que defina su posición.

Sin embargo, no parece tarea fácil, pues los gremios han reiterado que el alza no debe ser mayor al seis por ciento y reiteraron su ofrecimiento de 5,6 por ciento de incremento.

De acuerdo con Luis Carlos Villegas, presidente de la ANDI, ésta ha sido una de las concertaciones más difíciles en los últimos años, debido a las posiciones tan distantes en que están las partes.

Villegas explicó que el ofrecimiento que han hecho los empresarios está más que acorde con el desempeño económico del país, y expresó, incluso, que el incremento del salario mínimo debería ser sólo del tres o cuatro por ciento, para no afectar sectores que han estado en crisis en los últimos meses.

Adicionalmente, los gremios rechazaron la propuesta del Gobierno Nacional de implementar salarios diferenciales en el campo y en la ciudad y que el aumento fuera mayor en los sectores que durante 2007 tuvieron un mejor desempeño, como fueron el agroindustrial, confecciones, textiles, calzado y cuero.

Por su parte, el sector de los trabajadores le exigió al Gobierno Nacional y específicamente al ministro de Protección Social, Diego Palacio Betancourt, que defina su posición en la Mesa de Concertación.

"Hasta ahora el Gobierno se ha presentado como arbitro, como facilitador, cuando se supone que es parte integral de la mesa, algo que nos parece extraño, pero esperamos que hoy defina su posición en esta negociación", aseguró Julio Roberto Gómez, secretario general de la CGT.

Los trabajadores insisten en su propuesta de que el aumento debe estar entre un 10,5 y un 11 por ciento, "teniendo en cuenta que a las empresas le ha ido maravillosamente".

Para Gómez, es claro que el salario mínimo debe estar acorde a las necesidades básicas de los cuatro millones y medio de trabajadores que lo reciben.

"No es posible que los trabajadores reciban un mínimo que representa un déficit fiscal de casi el 50 por ciento frente a la canasta familiar, que según las cifras oficiales del Gobierno cuesta 912.000 pesos. Con este panorama el más afectado es el estrato bajo", aseveró Gómez.

De acuerdo con el dirigente sindical, la propuesta de los gremios de aproximadamente de aumentar 24 mil pesos "supone un incremento de 800 pesos diarios; eso no alcanza ni para una bolsa de leche ni para un pasaje del transporte público".

El secretario de la CGT también refutó la tesis del Gobierno, el Banco de la República y las empresas que sostienen que a un mayor aumento salarial mayor incremento del desempleo y de la informalidad.

"No es cierto ese argumento. Eso ha quedado plenamente demostrado en la Mesa de Concertación. Las propias cifras del Dane, de Planeación Nacional y del Banco de la República han demostrado que en los últimos años, el desempleo pasó del 18 al doce por ciento. Al contrario, una mayor capacidad económica de los trabajadores se convierte en un motor dinamizador del manejo macroeconómico del país", insistió.

Gómez explicó que muchos empresarios han manifestado que un aumento salarial de hasta cinco puntos por encima de la inflación no los afecta, "lo que sí los afecta es la carga tributaria y las tasa de interés".

El dirigente sindical concluyó que "de pronto el sector más afectado es el de las exportaciones como consecuencia de la revaluación del peso, pero no se puede sacrificar a toda la clase trabajadora; para eso están los auxilios del Gobierno y es él quien les debe dar una salida a esta crisis".

Temas relacionados