Santos viaja a EE.UU. a hacer lobby por el TLC

El vicepresidente, Francisco Santos, inicia este jueves una intensa agenda de dos días en Nueva York y Washington, para insistir en la importancia de aprobar el TLC con Estados Unidos, actualmente congelado por los demócratas.

Santos también aprovechará su visita a Nueva York para reunirse con la directora ejecutiva de la Unicef, Ann Venneman, a quien le presentará el trabajo que hace el Gobierno para prevenir el ingreso de menores de edad a grupos armados ilegales.

Santos asistirá en Nueva York a un foro de inversión junto con la presidenta de Proexport, María Elvira Pombo, y sostendrá varios encuentros con empresarios estadounidenses, con quienes hablará sobre la economía colombiana y las oportunidades de abrir negocios en el país.

Posteriormente, el Vicepresidente le concederá entrevistas a la cadena de televisión NBC y el diario The New York Times. Santos también concederá el viernes entrevistas en Washington al Miami Herald, Bloomberg, American Public Media y C-Span, para impulsar la aprobación del convenio comercial entre las dos naciones.

El presidente, Álvaro Uribe, afirmó el miércoles desde el balneario mexicano de Cancún que un eventual rechazo del Congreso de Estados Unidos al TLC con Colombia sería incomprensible y difícil de explicar.

Uribe, quien participó en el III Foro para América Latina y el Caribe del Foro Económico Mundial (FEM) que se celebró en esa ciudad mexicana, expresó su "preocupación" por el futuro del TLC, que consideró "útil para los dos países".

El mandatario de Estados Unidos, George W. Bush, aseguró el lunes que el TLC con Colombia está "muerto", a menos de que la Cámara de Representantes programe una votación para aprobarlo.

En una reunión con su Gabinete, Bush expresó la "decepción" de su Gobierno porque la cámara baja aprobó la semana pasada el aplazamiento, de manera indefinida, de la votación sobre el TLC, que la Casa Blanca defiende como esencial para la seguridad nacional estadounidense.

El Partido Demócrata, que se opone al pacto comercial, exige más garantías para los trabajadores y sobre la protección de los derechos humanos en Colombia y más tiempo para negociar con la Casa Blanca sobre el documento.

Temas relacionados