Se fusionan dos de los mayores fabricantes automovilísticos chinos

El mayor fabricante de automóviles chino, Saic, firmó un acuerdo para
comprar el negocio de ensamblaje y autopartes de uno de sus principales
rivales, Nac, lo que dará lugar a un gigante con aspiraciones a
competir con los grandes productores extranjeros.

En el acuerdo, Shanghai Automotive Industry Corporation (Saic) cede 320 millones de sus acciones (el 4,88 por ciento del total) y paga 286 millones de dólares (198 millones de euros) a Nanjing Auto Corporation (Nac), según el comunicado conjunto de las dos empresas que publicó la versión web del diario estatal “Shanghai Daily”.

El lugar de la firma -el Gran Palacio del Pueblo de Pekín- muestra la importancia que el Gobierno chino concede a su industria automovilística, a la que ha pedido fusiones a fin de rivalizar con Toyota, Volkswagen o General Motors.

El acuerdo también establece una empresa mixta, Dong Hua, que controlará otras líneas de negocios de Nac, como los de servicios, y comercio de activos, y de la que esta última poseerá el 25 por ciento

Saic tiene el 17,44 por ciento del mercado de automóviles chinos mientras que Nac, el fabricante más antiguo del país, tiene una empresa mixta con Fiat y tiene los derechos de marca de MG Rover desde 2005.

Ambas firmas habían sellado un principio de acuerdo en julio que preveía una “unión completa” aunque quedaba por negociar una forma convincente que permitiese a ambas asimilar sus respectivas capacidades en fabricación de automóviles y recambios, distribución e integración de sus marcas.

“Las dos partes se complementarán entre sí y compartirán sus recursos en términos de financiación, investigación y desarrollo, publicidad, fabricación y resultados” , aseguraron en el comunicado.

Las dos empresas mixtas que SAIC mantiene con las multinacionales Volkswagen y General Motors encabezaron las listas de ventas nacionales en la primera mitad del año, con 441.584 vehículos vendidos y un 14 por ciento del mercado nacional.

Por su parte, Nanjing Auto sufre aún la importante carga financiera que supuso la operación para reflotar la marca Rover, con una inversión total de cerca de 2.000 millones de dólares (1.500 millones de euros) , y la alianza podría aliviar sus cuentas.

Temas relacionados