Venezuela comienza 2008 con un bolivar fuerte

Venezuela se prepara para recibir el año 2008 con la entrada en vigor
de una nueva moneda, el bolívar fuerte, producto de una reconversión
monetaria que eliminará tres ceros al actual bolívar.

La nueva moneda comenzará a circular el 1 de enero de 2008 y durante seis meses convivirá con el bolívar actual, cuya tasa de cambio controlada de 2.150 bolívares por dólar pasará a 2,15 bolívares fuertes por divisa.

El “bolívar fuerte” nace precedido de una intensa campaña institucional desarrollada por el Banco Central de Venezuela (BCV-emisor), y en medio de una polémica sobre la efectividad de la medida para controlar fenómenos como la voraz inflación, que acumuló un 18,6 por ciento entre enero y noviembre pasados.

Cuando falta una semana para la puesta en circulación del “bolívar fuerte”, el BCV centra sus esfuerzos en la distribución de los nuevos billetes y monedas hacia los centros de acopio regionales, de donde son despachados hacia los diferentes bancos del país, dijo hoy el director del emisor, Armando León.

León precisó que ahora se realiza la consignación de la nueva moneda a la red de supermercados e hipermercados, y se continúa con el proceso de impresión de billetes y acuñación de monedas, según publicó el diario El Universal de Caracas en su página web.

El directivo del Banco Central aseguró que la mayoría de los cajeros automáticos “está adaptado para dispensar efectivo con bolívares fuertes” a partir del 1 de enero, y resaltó que los todos los sistemas financieros se ajustan satisfactoriamente al cambio monetario.

“La mayoría de las instituciones financieras está haciendo pruebas desde el 1 de diciembre pasado para verificar las adaptaciones que se han hecho en los sistemas. Entre 80 y 90 por ciento de las pruebas han sido satisfactorias”, agregó León.

Al 20 de diciembre se habían distribuido unas “200 millones de piezas de los nuevos billetes que entrarán en circulación el próximo 1 de enero” , según datos del instituto emisor.

El BCV y el Ministerio de Finanzas han señalado que la reconversión monetaria servirá, entre otros asuntos, para “dejar atrás las consecuencias del historial de inflación sobre la moneda y reforzar la confianza en el signo monetario”.

Pero economistas locales han advertido que la nueva moneda corre el riesgo de diluirse rápidamente en medio de la imparable inflación, que, según esos expertos, es alentada por políticas económicas como el elevado gasto público y los controles cambiario y de precios vigentes desde febrero de 2003.

El ex director del BCV Domingo Maza Zalava ha alertado que la reconversión monetaria “siempre constituye un riesgo” , porque genera “efectos inmediatos impredecibles”.

Maza Zavala también ha insistido que el Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, debe “racionalizar del gasto público” para frenar la inflación, que este año cerrará por encima del 20 por ciento, según cálculos privados, frente al 12 por ciento previsto por el Ministerio de Finanzas.

Chávez anunció la reforma monetaria el pasado 15 de febrero, como parte de las medidas para abatir la inflación, que fue del 17 por ciento en 2006, cinco puntos por encima de la previsión oficial.

La reforma permitirá a la moneda local “recuperar todo el terreno perdido ante el dólar, el euro” y todas las divisas del mundo, dijo entonces el mandatario y defensor del socialismo del siglo XXI al anunciar la medida.

Desde el pasado 1 de octubre es obligatoria la doble expresión de precios en bolívares (Bs) y bolívares fuertes (Bs.F.) en todo el país, con el objetivo de familiarizar a los venezolanos con la reconversión.

La intensa campaña institucional sobre la reforma monetaria puesta en marcha por el BCV incluye propagandas en televisión, radio y prensa escrita, la distribución de folletos y charlas en comunidades de todo el país, según la información oficial.

Temas relacionados
últimas noticias