Tiene en su haber el galardón “Estrella naciente”

Aaron Pilsan: el heredero del piano clásico

El joven austriaco, promesa de la música académica, interpretará en Cartagena obras de Beethoven, Haydn y Mozart. Comenzó en el instrumento a los cinco años y en la actualidad la crítica habla sobre su condición artística virtuosa.

Cortesía

En medio de la avalancha de propuestas del género urbano y otras más vinculadas con los estilos populares, la música clásica ha perdido cabida entre los jóvenes. Los trabajos de Beethoven, Mozart y Chopin, o de figuras menos conocidas como Shostakovich o Gershwin, se quedaron como algo del pasado, algo superado por la música hecha con secuenciadores, sintetizadores y autotune.

Pero no para Aaron Pilsan. Él es un adelantado –o atrasado– de la música que se ha dedicado a poner de nuevo las formas clásicas en el radar de las audiencias jóvenes del planeta. Es uno de los talentos más importantes del instrumento, destacando por su habilidad técnica y versatilidad en la interpretación de las piezas incorporadas a su repertorio.

Nació en Dornbirn, Austria, en 1995. Empezó a estudiar piano desde los cinco años y en 2007 tuvo la asesoría directa del maestro Karl-Heinz Kämmerling en el Mozarteum de Salzburgo. Su trayectoria ha sido tan impresionante como vertiginosa. A los 16 fue nombrado mejor artista joven del año por la revista Fono Forum de Alemania, y desde ahí su nombre comenzó a sonar con fuerza en la escena europea de música clásica.

Grabó su primer disco en 2014. En él expuso interpretaciones de la Sonata en Sol Mayor, op. 31/1 de Ludwig van Beethoven (1770-1827) y la Fantasía en Do Mayor, op. 15 de Franz Schubert (1797-1828), entre otras obras de los compositores alemanes. El álbum fue ampliamente elogiado por la crítica y catapultó a Pilsan a algunos de los escenarios más prestigiosos del viejo continente. Tanto fue el impacto del trabajo discográfico que el joven fue invitado a ofrecer recitales en escenarios como la Filarmónica de Luxemburgo, la Cité de la Musique de París y el Palacio de Bellas Artes de Bruselas.

A partir de ahí, Pilsan estableció los cimientos para ser un pianista de renombre en la escena clásica. Impulsado por el buen recibimiento de su álbum y el galardón de Estrella naciente que recibió por parte de la European Concert Hall Organisation, fue invitado a un manojo de festivales prestigiosos en Alemania y Suiza como el Mozartfest de Würzburg y el Festival de Piano del Ruhr. El éxito logrado en la temporada 2014/15 culminó para Aaron Pilsan con el nombramiento como erudito de la Mozartgesellschaft de la ciudad de Dortmund.

A pesar de ser el consentido de la música de cámara, el austriaco se ha mantenido centrado y aterrizado. Afirma ser su mayor crítico y prefiere tener una vida tranquila, junto a esos amigos que lo han respaldado desde que casi sin proponérselo optó por dedicar sus días a explorar el escenario complejo de las blancas y las negras. En la actualidad continúa su proceso de formación con el maestro Lars Vogt en la ciudad de Hanover, en Alemania.

El virtuosismo de este pianista va relacionado directamente con la intención en la interpretación de las obras que elige para su repertorio. En una entrevista con The Culture Trip, Pilsan se refirió a la idea de que la música clásica es rígida y carente de emoción, argumentando que si los jóvenes creen que ese es el caso, es porque no conocen suficiente de música clásica. Por eso, el austriaco ha construido un repertorio que se destaca por su dificultad, pero también por el fuerte elemento de grandeza de las piezas.

En el marco del Cartagena XII Festival Internacional de Música, Aaron Pilsan presentará, entre otras piezas, tres sonatas de Joseph Haydn, para rendir tributo a esta forma genuina de composición. El recital específico se realizará el martes 9 de enero en la capilla del hotel Sofitel Legend Santa Clara. Con este concierto, esta promesa de la música y quien ha sido considerado uno de los herederos del piano clásico, dará inicio a su temporada 2018, que lo llevará a escenarios prestigiosos de Austria, Alemania, Inglaterra y Holanda.

 

 

últimas noticias

Jugar: una rebeldía de infancia (I)

Un homenaje a la resistencia afgana