Apuntes sobre un dramaturgo

Bilis en efervescencia

Conversación con Juan Meza, más conocido como “Bilis”, sobre la dramaturgia y sus apuestas personales en un panorama cultural lleno de incertidumbre.

Juan Meza, conocido como “Bilis”, director y dramaturgo, creador de "El champion", una historia sobre la gloria y cáida de un boxeador.Jhoan Moreno

Buscar la vocación es, para los incomprendidos, una luz que no termina de encender, un faro intermitente que puede dejarnos en la soledad de la noche oscura sin poder reconocer el camino de nuestro andar. Buscar la vocación no es algo común a pesar de que lo parezca, entender nuestro lugar para habitar el mundo y cómo hacerlo es una batalla con mas derrotas que victorias. Las victorias, sin embargo, saben mucho más delicioso que un buen corte de carne o un Whisky madurado el tiempo correcto. Juan Meza, o “Bilis”, como lo conoce su entorno más cercano, es un joven director y dramaturgo radicado en Bogotá cuya epopeya por el mundo de las letras es tan fascinante como cualquiera de sus obras.

Después de intentarlo con el cine y la docencia de la lengua española, se decidió por el teatro, una apuesta que le dio un rumbo a su camino, en el que se ha encontrado con autores nacionales e internacionales como el catalán Sergí Belbel, el franco uruguayo Sergio Blanco y el mexicano Jaime Chabaud. Su pluma, que pasa del audiovisual al teatro y del teatro a la literatura sin ningún temor, es una de las referencias más seductoras para tener en cuenta dentro de la generación de los 90. Vivir del teatro, escribir para un arte cuyo consumo es siempre una incertidumbre, es un camino para el que se necesita oficio y vocación. “Bilis” se convenció de que escribir es una batalla que debe pelearse a diario.

Su educación como escritor se compone de una suma de espacios que han ido transformándolo: una residencia en México, el Taller Metropolitano De Dramaturgia Punto Cadeneta Punto en Colombia y, en la actualidad, la Clínica de Dramaturgia de Bogotá (CDB), que publicará su más reciente proyecto de escritura, El Champions, un drama que cuenta la vida, éxito y derrota de un boxeador de la costa cuya salida para saciar el hambre son los golpes. La CDB, el único espacio que acogió sus ideas, alberga desde hace años un proyecto autosuficiente que se encarga de contribuir a la publicación de autores emergentes de la escena bogotana. Este año aporta al panorama teatral seis piezas dentro de las que también estarán Bird, de Paola Barrera, y Cornelius, de Julián Peña, por nombrar algunos. Esta edición partió del estudio de un personaje histórico, pero promete ser algo más que una biografía, promete traición en busca de nuevos procedimientos.

“Bilis”, que este año continuará con la circulación de El Champions, considera fundamental reconocer que su escritura ha sido desde siempre una búsqueda, un permanente diálogo con otros autores, y cuya conciencia sobre ello permite dilucidar un amplio panorama de referencias, tanto de la literatura como del cine y de la vida en general. Es generoso en sus comentarios cuando se trata de reconocer los nombres que le han influenciado duramente. Habla de Bergman como si se tratase de un Dios y de Dostoievski como una tentación inevitable que le habla con frecuencia desde cualquier biblioteca que visita, reconoce que algo de Lars Von Trier se le queda dentro cada que escribe y acepta que nada de lo que ha hecho podría haber sido sin plumas como las de García Márquez y Bioy Casares.

Para este joven creador es fundamental reconocer que vienen años muy difusos para la cultura y que, no obstante, la dramaturgia colombiana tiene caras muy interesantes que vienen trabajando en un silencio que no deja de ser riguroso y potente. Nos habla de Francisco Florido, de Nicolás Martínez y de César Álvarez, en los que encuentra un trabajo de enorme trascendencia para los años venideros. Nos dice que es definitivo que la dramaturgia debe organizarse para sobrevivir y que debemos trabajar en reconocernos a pesar de la diversidad. Como último consejo nos invita a tener presente a los equipos de danza como Cortocinesis, que elaboran un trabajo de composición y narrativa definitivo para cualquiera con interés por crear. “Bilis”, ¡un escritor que hay que leer!

899278

2020-01-11T20:00:00-05:00

article

2020-01-11T20:00:01-05:00

faraujo22_102

none

Moisés Ballesteros

Cultura

Bilis en efervescencia

22

4035

4057