El taxista superhéroe

El Divino Niño, la pócima para dominar al hombre amado, un Buda reluciente, un conjunto de huesos. Como en las películas, esta cámara se posa en el detalle, tan vivamente retratado, y luego se aleja hasta lograr un plano general del Templo del Indio Amazónico. Sólo que no es una película, sino una novela gráfica.

Archivo particular

El taxista llama dos veces (Reservoir Books, de Penguin Random House) es la historia con que Antonio García Ángel, Juan Carlos Rodríguez y Keco Olano (ilustraciones) retratan una Bogotá secreta y su cultura popular: lechona, grafiti, corrientazo al almuerzo, la pensión del centro, el supermercado Careros, la cafetería El Taxiturno, donde los conductores toman aromática con café para el turno de la noche.

La noche. Ha ocurrido un homicidio y el taxista Miguel Stiven Méndez termina involucrado cuando llama por segunda vez a la puerta. Es inocente y sólo lo sabe su amigo Julio, el periodista sensacionalista que ayudará a develar el misterio mientras se imagina una historia paralela en la que no es un simple hombre sino un renegado que anda en su moto Harley Davidson mientras suena de fondo I’m on the highway to hell, o que su amigo Miguel lucha a muerte con Uma Thurman, como en Kill Bill.

Pero la realidad es más torpe y cómica. Cantan “almonda jaaaiwel tu jel”, son ellos los que reciben los peores golpes y la paella que Julio prepara le da una tremenda indigestión a Miguel. El taxista llama dos veces es una novela negra con humor y se nota que fue creada a seis manos por grandes amigos con el único fin de divertirse.

La primera versión tiene por lo menos 20 años, cuando García y Rodríguez se conocieron en la universidad y decidieron presentarse a un concurso de guion sin saber mucho de este formato. No ganaron nada, pero la amistad perduró y el guion, después de salir en una versión radial, se perdió durante más de una década. En 2011 reapareció el disco duro donde estaba este taxista. García y Rodríguez volvieron a sentarse. Rescataron la magia y depuraron lo inverosímil. Reescribieron. Luego García llamó a Olano, a quien conoce desde la infancia, para empezar con los bocetos para hacer de esta una novela gráfica como casi ninguna en Colombia: al estilo Marvel, pero con un relato muy bogotano, con sus trancones y huecos, con esmeralderos y gremio de taxistas.

La historia sobrevivió. “Es un tributo a la amistad, a la nostalgia”, dice García Ángel, “y está pensada para el que le gusta el cómic de verdad”. Este libro, el primero de una trilogía, será lanzado el 5 de diciembre en la librería Tornamesa (Cll. 70 Nº 5-23, Bogotá) a las 6:30 p.m. de la tarde.

@julianadelaurel