Enrique Bunbury: “El proceso creativo es una necesidad”

El pasado 20 de octubre el cantante español lanzó “Expectativas”, un disco en el que intentó plasmar su lado musical más oscuro y, además, donde revalúa el papel de la fama en la sociedad.

Con la noticia del disco se lanzo un cortometraje: “Expectativas, A Short Film”, video que muestra el proceso de grabación en Texas. / Jose Girl

Me gustaría que me contara el proceso de creación del disco. ¿Cómo nació “Expectativas”?

Empecé a escribir las canciones para Expectativas en cuanto terminé la grabación de Palosanto (2013). Al finalizar el tour, estaba preparado para entrar a grabar el nuevo disco, pero me propusieron el proyecto Unplugged (El libro de las mutaciones, 2015) y tuve que esperar dos años más. Lo bueno fue que la gira de Las mutaciones fue fantástica. Lo pasamos muy bien y, además, me dio un tiempo extra para componer más material para el nuevo disco. Así, me encontré con unas cincuenta canciones escritas, de las que ensayamos veinticuatro y grabamos once. Ha sido un proceso largo, pero muy productivo y emocionante. Estoy muy satisfecho del resultado final.

¿Qué quiere decir con este disco?

Es un disco oscuro. En principio no tuve intención de que hubiera un concepto concreto que abarcara todo el álbum. Pero, una vez grabado, lo ordené de manera que funcionara bien su dinámica y que, de una canción y temática, pasaras a otra de manera natural y se pudiera entender de una forma más unitaria. La primera parte tiene un contenido más social y desesperanzado. En la segunda aparecen pequeños refugios en los que cobijarte de la tormenta.

¿Qué significa un nuevo álbum?

Un nuevo álbum siempre es un nuevo reto. Una forma de desafiarte. Una revisión de tu propio credo. Ponerte en duda y sacar nuevas conclusiones. Ir eliminando capas superficiales para llegar al mismo núcleo, donde no queda nada más que tu verdad y realidad presentes.

¿Siente el mismo vértigo del principio cuando lanza un nuevo disco?

Los comienzos de una carrera discográfica están sobrevalorados. Como si contuvieran una pureza mayor. No es necesariamente así. La emoción por mi nuevo disco es mucho mayor que cuando empezaba, que tenía la mente confusa y distraída por elementos superfluos. La capacidad de concentración y de enfoque en lo esencial no se puede comparar con mis comienzos.

Al principio presentó más de 40 canciones, de las que se seleccionaron 32; luego se presentaron en los ensayos 24 y finalmente quedaron los 11 temas. ¿Cómo los escogió?

¡Buff! Con mucho dolor de corazón. Y teniendo en cuenta qué tipo de disco quería hacer. El proceso creativo tiene sus recovecos. Y tienes que hacerte muchas preguntas durante los distintos pasos que das. Responder con sinceridad e intuición, es la forma correcta de llevar a buen término el disco que estás haciendo en cada momento.

Hoy en día los artistas van lanzando sencillos cada año y así la salida del disco puede disiparse durante un largo tiempo. Usted lo lanzará junto, ¿pensó “Expectativas” como una pieza única y comprimida?

Hemos lanzado dos canciones de adelanto e irán saliendo más sencillos, con sus respectivos videoclips. Pero sí, tienes razón, prefiero el sentido unitario del álbum completo. Me gustaría que fuera escuchado de tirón, en orden. Pero a día de hoy hay muchas formas de aproximarse a un disco y son muchos los que desgranan el disco eligiendo sus canciones favoritas. O quienes lo escuchan en al azar. Sea como sea, ojalá lo disfruten.

El proceso de grabación, el estrés de completar una agenda, la desesperación y el cansancio de las horas en un estudio, el sonido del piano… ¿Quién es usted mientras graba?

Cuando grabo un disco paso por diferentes estados anímicos. La duda, la certeza, la ilusión, la emoción, el derrumbe, la tensión y la magia. Todo ocurre durante las sesiones de grabación. Es un proceso, un reto, una lucha interna por sacar lo mejor de uno mismo. No siempre se sale victorioso.

Según algunos medios, durante la grabación la señal pasaba a una cinta “que le daba color” al tema y de ahí se grabó directamente en bluetooth, “con lo cual se creó un mundo vintage y uno digital”. ¿Cómo podríamos explicarle eso a un lector desprevenido?

Utilizamos el sistema analógico de cinta para grabar todos los instrumentos y las voces y, directamente, la información pasaba a una computadora para poder realizar ediciones y tratar los sonidos con plug ins. No se hace exactamente vía bluetooth, sino con un aparato que conecta y sincroniza el multipistas y la computadora. Se llama Clasp.

Ya publicó un cortometraje de 12 minutos titulado “Bunbury: Expectativas, A Short Film. 2017”. ¿Por qué lo hizo?

Hemos querido reflejar de una manera más poética y mágica la grabación de un disco. Normalmente los making of que realizan las compañías disqueras suelen estar plagados de tópicos irreales en torno a una grabación de un disco, sea de la música que sea. Lo que no se suele mostrar en este tipo de filmaciones es la seriedad, la emoción, la concentración, la magia, el azar y la profundidad artística que se precisa para grabar un álbum. Parece (yo no lo creo) que eso no le interesa al público, que lo que quieren es ver cómo te diviertes, brincas, te ríes y haces bromas durante la grabación. Eso también ocurre, pero no es lo que hace que un disco sea mejor. Es lo otro, lo que engrandece una grabación, y quería que se mostrara algo de esa parte tan importante y sustancial.

 

últimas noticias

El reto de "Pensar el Arte"

Charly García en NatGeo

XI Festival Danza en la Ciudad