Exposición

Entre Pedro Nel Gómez y John Mario Ortiz

“El plan maestro”, exhibición de John Mario Ortiz en el Museo Pedro Nel Gómez, recuerda la vida y obra de Gómez, uno de los referentes más importantes en la historia del arte en Colombia.

Revista “Pórtico”. / Cortesía

Pocas veces se había vuelto a referenciar la figura del maestro Pedro Nel Gómez como se ha visto por estos días. La razón, son varias muestras en las que su nombre ha brillado como piedra angular: Relatos de nación, que fue exhibida en el Museo Nacional de Colombia; Fortuna en el espacio, Art Nexus de Bogotá; Vigencia de un legado, en Parques del Río en Medellín, y la exposición Plan maestro, del artista antioqueño John Mario Ortiz en la Casa Museo Pedro Nel Gómez. Sin adentrarnos en las tres primeras, las cuales hacen énfasis en la obra artística del mencionado maestro, nos detendremos en la exposición de Ortiz, quien toma como punto de partida los proyectos urbanísticos y arquitectónicos de Pedro Nel Gómez para la ciudad de Medellín, donde realizó un conjunto de piezas que traen las ideas de Gómez al contexto actual como tema de reflexión y discusión necesario.

El título de la muestra hace referencia a un concepto traído del urbanismo, pues de acuerdo con la definición del Banco Mundial, un Plan maestro es un “documento de planeación dinámico y a largo plazo que aporta disposiciones para dirigir el futuro crecimiento y desarrollo urbanos. El plan maestro consiste en establecer una interrelación entre los edificios, los entornos sociales y el medioambiente”. Sobre esta premisa el artista estructuró su exposición en cuatro componentes que se despliegan en dos salas del museo. En el primer salón nos topamos con la serie Plan maestro (Dameros), ciclo que le da título a toda la muestra. Se trata de un grupo de tableros de madera presentados, algunos, a modo de mesas, y otros, en la pared, a manera de cuadros irregulares. Las piezas transforman los planos urbanísticos trazados por Pedro Nel Gómez y otros arquitectos para el desarrollo y la expansión urbana de Medellín a mediados del siglo pasado en especies de tableros de ajedrez o de damas chinas conservando la escala original, pero con las celdas irregulares. Estas piezas podrían interpretarse como un comentario acerca del urbanismo moderno visto como un juego de estrategia del que los ciudadanos somos solo piezas de un mecanismo de poderes dominado por los arquitectos.

Puede leer: Museo de Arte Moderno de Nueva York cierra sus puertas para renovar sus galerías

Compartiendo la misma sala se encuentra otro conjunto de obras que hacen referencia a un gran parque natural propuesto en el año 1942 por el maestro Pedro Nel Gómez, junto a Horacio Longas, para la ciudad de Medellín. A lo largo del eje del río y uniendo los cerros Nutibara y El Volador, ambos arquitectos plantearon un gran corredor verde que habría podido ser el pulmón que hoy requiere la ciudad para oxigenarse de la asfixia que la ahoga. Esta idea visionaria es rescatada por Ortiz mediante un conjunto de dibujos proyectuales: un plano, una proyección isométrica y un corte, así como una maqueta escultórica y un dibujo espacial realizado con semillas de árbol. Con estos dispositivos se recrea el proyecto original y se visualiza como una gran selva tropical en medio de la urbe.

Descendiendo a la segunda sala se presentan los otros dos componentes de la exposición. El primero es un producto editorial que se exhibe de dos formas: como una publicación dentro de unas vitrinas con diseño de mesas de dibujo y en forma de una serie de relieves de papel colgados de la pared. La propuesta consiste en el relanzamiento de una antigua publicación de arquitectura, urbanismo y arte, la revista Pórtico, editada originalmente por la escuela de arquitectura de la Universidad Nacional entre las décadas del 40 y 50 como un órgano de difusión de las ideas y conceptos modernos en estas disciplinas y en la que Pedro Nel Gómez fuera asesor y articulista. Para esta exposición, el artista decidió revivir dicha publicación sacando una nueva edición con el ánimo de reanimar el debate interdisciplinar sobre estos temas.

Ahora bien, la construcción de una identidad latinoamericana fundada en símbolos y mitos propios fue una obsesión a lo largo de la carrera de Pedro Nel Gómez, y fue este su cometido al abordar el que sería su proyecto más ambicioso, donde se conjugarían el arte, la arquitectura y el urbanismo: El tótem mítico de la selva. Este proyecto, concebido para el campus de la Universidad Nacional de Medellín, estaría conformado por cinco esculturas de mármol que representan mitos regionales con los que el maestro pretendía nada menos que equiparar los personajes de La Patasola, La Llorona, El Gritón, La Pata de tarro y La Androginia, figuras alegóricas que encarnan las fuerzas de la naturaleza, al panteón de los mitos clásicos. Sin embargo, el proyecto nunca se realizó a cabalidad, quedando el componente arquitectónico que albergaría estos mármoles sin construirse.

Puede leer: Dudas sobre el audio que registra la voz de Frida Kahlo

Precisamente este componente no realizado, el artista John Mario Ortiz lo construyó en forma de una estructura geométrica de madera y malla plástica, y constituye la conclusión de su exposición. En esta suerte de pabellón, de una presencia potente en el espacio, se llevó a cabo una acción performática en la cual un cuentero profesional relataba la leyenda de cada uno de estos mitos, mezclando elementos de la tradición oral con la interpretación actual de los personajes.

Finalmente, para el artista John Mario Ortiz una exposición de arte, no solo esta exposición, sino cualquier proyecto en general, debe entenderse como un “plan maestro”, en el cual se establecen relaciones entre las obras construidas, el entorno espacial y el contexto social conformado por los diferentes públicos.

866393

2019-06-17T21:00:00-05:00

article

2019-06-17T21:00:02-05:00

[email protected]

none

Úrsula Ochoa

Cultura

Entre Pedro Nel Gómez y John Mario Ortiz

41

6184

6225

 

El arte de la condena (Ensayo)

¿Existió alguna vez el Nadaísmo?