Literatura y música

James Rhodes: "No tengo miedo cuando toco el piano"

El pianista británico visita de nuevo Colombia para dar dos conciertos y lanzar en Latinoamérica su nuevo libro, “Fugas”, publicado con Blackie Books y Rey Naranjo Editores. Rhodes se presentará mañana en el teatro Metropolitano de Medellín y el jueves en el Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá.

James Rhodes dice: “No creo que nada vaya a detener el abuso infantil en el futuro”. / Cortesía

James Rhodes (1975), pianista británico que ha renovado el interés por la música clásica y ha conmovido al mundo con su historia de vida. Rhodes, quien sufrió en su infancia abusos sexuales que lo llevaron a la depresión e intentos de suicidio, además de fuertes adicciones con las drogas y el alcohol, en medio de la oscuridad encontró su salvación en Bach.

En la actualidad, el músico es inspiración para muchas personas, no sólo por tener el valor de contar su experiencia en Instrumental, título que llegó a ser bestseller, también por la decisión de retomar su destino después de tanto dolor y sufrimiento. Con su nuevo libro, Fugas, Rhodes relata sus vivencias durante su última gira.

En una entrevista reciente al diario “El Mundo”, de España, usted dijo que el miedo es un gran motor. También, que es consciente de que las cosas pueden cambiar y ser más difíciles. ¿Le tiene miedo al futuro, a la muerte?

Me temo que al punto final. Pero también puedo notarlo y tratar de encontrar momentos de calma y paz. No le tengo miedo a la muerte. Le tengo miedo al futuro. Creo que tal vez todos lo tenemos. El único momento en que no siento miedo es cuando toco el piano.

Ahora, en Hollywood, se está hablando sobre los terribles casos de abuso sexual que sufrieron grande estrellas infantiles. ¿Cree que contar su experiencia y denunciar estos casos ayude a detener el abuso infantil?

No creo que nada vaya a detener el abuso infantil en el futuro. Tristemente. Pero algunos casos se pueden prevenir y otros se pueden detener, incluso si ya han comenzado. Hablar de eso es la clave, y la única forma real de sanar.

Tomando en consideración su historia de vida y la de muchos artistas en el medio cultural y artístico, ¿es necesario el dolor para crear?

El dolor es parte de la condición humana, pero no es necesario para crear. El dolor es necesario para vivir. Al menos eso creo. No hay nada de malo en el dolor. Incómodo tal vez, pero es una buena herramienta de motivación.

¿Qué opinión le merce la etiqueta de “‘rockstar’ de la música clásica con la que lo han catalogado?

No. Es idiota. Ni siquiera sé lo que significa. ¿Follarse groupies y tomar coca? Por favor.

Ahora es una persona que inspira a otros. ¿Le hubiera gustado tener una vida distinta, cambiar algo?

Probablemente. Pero no creo que sea útil pensar en eso ahora. Seguramente todos cambiaríamos algunas cosas, no tomaríamos ciertas decisiones. Pero miro mi vida hoy y es realmente increíble.

Con “Instrumental” quería demostrar el poder salvador de la música. ¿Qué persigue mover con “Fugas” en sus lectores?

Que estamos unidos. Todos nos sentimos solos, luchamos contra la ansiedad y las voces negativas. Y eso está bien, es parte de la condición humana en toda su fea magnificencia.

A pesar de que en varias entrevistas y en su diario afirma que hoy es una persona afortunada, ¿cree que la sombra de su pasado atormenta su capacidad de ser feliz?

Sí, como a todos. Y odio eso porque a veces me hace sentir como si los malos hubieran ganado.

Finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira James Rhodes?

Es una ventana que cambia. A veces es engañosa, a veces positiva y hermosa.

 

últimas noticias

El reto de "Pensar el Arte"

Charly García en NatGeo

XI Festival Danza en la Ciudad