El Cisne: libros y espacios

Jorge Carrión: “Merece la pena hacer el esfuerzo de comprar en librerías”

Entrevista al escritor Jorge Carrión sobre su reciente libro: “Contra Amazon” (Galaxia Gutenberg, 2019).

El escritor Jorge Carrión en la Biblioteca Nacional de Argentina. / Beto Gutiérrez

Barcelona.

Un caballo de Troya cargado de libros dentro de Amazon es la portada del trabajo más reciente del escritor Jorge Carrión. El también profesor, periodista y crítico autor de Librerías (Anagrama, 2013) publicó hace dos años un artículo llamado “Contra Amazon. Siete razones / un manifiesto”, que dio origen a su nuevo libro. Entre las razones están: “porque rechazo la hipocresía, porque no quiero que me espíen mientras leo, porque no soy ingenuo”, y otros cuatro motivos más. Hoy Contra Amazon (Galaxia Gutenberg, 2019) es, además del texto inicial, una reunión de crónicas de viaje, ensayos y entrevistas relacionadas con bibliotecas, librerías, libros y libreros con dos hilos conductores: Amazon como enemigo y Borges como constante. También hay espacio para las bibliotecas de la ficción: la de don Quijote de la Mancha, la del Nautilus en Veinte mil leguas de viaje submarino y la de Babel, de Borges.

Nos reunimos en Barcelona a hablar de su trabajo, en un café justo enfrente del colegio de uno de sus hijos.

¿Por qué cree que es tan importante el lugar en donde se compra un libro?

No solo el lugar en donde se compra sino también en donde se lee el libro, o en donde se toma en préstamo, la biblioteca o la casa del amigo; en los cuatro casos se inicia una historia. La lectura de un libro por lo general tiene detrás una historia, y me interesa porque me ayuda a la memoria. Recuerdo dónde los he comprado, quién me los ha regalado y sobre todo dónde los he leído. Lo que hace Amazon, en particular con los libros, y cualquier sitio de venta por internet, es anular la mayor parte de esa historia, con lo cual todo llega a tu casa en una caja idéntica, borrando su genética, su pasado, e igualándolo. Me cuesta recordar lo que he leído en un ebook, y creo que me costaría crear un vínculo con un libro que no sepa de dónde viene. Además, en mi forma de subrayar está mi propia biografía, porque por muchos años jugué ajedrez, fui incluso profesor. En ajedrez, cuando una jugada es buena se pone un signo de exclamación en el comentario, y cuando es un error se pone un signo de interrogación, y esto lo adapté a mi forma de subrayar. Exclamaciones e interrogaciones, admirando y cuestionando, conversando con este libro.

¿Es optimista respecto al futuro de las librerías?

Por supuesto, por razones muy evidentes: todos los procesos históricos son lentos, de modo que no tiene sentido siquiera hablar del futuro de las librerías, porque no se sabe si es un futuro de diez o de dos siglos, pero sí podemos saber que quienes hace diez años dijeron que en el 2019 ya nadie leería en papel se equivocaron, de modo que soy totalmente optimista. Yo creo que lo que está ocurriendo, y lo que va a ocurrir durante un tiempo, es una clara convivencia de la pantalla y el papel.

Estos textos del libro fueron escritos pospaternidad. ¿Qué diferencia hay entre antes y después?

Yo diría que mis viajes son mucho más intensos, hay menos tiempos muertos y distracción, intento irme después de dejar a los niños en el colegio y si es posible coincidir para recogerlos al día siguiente. En términos de escritura, ahora tengo una jornada más limitada, unas pocas horas, y esto durante unos años supuso un conflicto, me costó mucho asumir que ya no podía dedicarle obsesivamente varios días seguidos y sin horarios a un texto. Necesité unos años para darme cuenta de que la paternidad y la literatura no eran rivales, sino dos experiencias muy importantes en mi vida, de la cual la paternidad, por supuesto, es la más importante.

Aunque Jorge Carrión llega a cada ciudad con una lista de librerías por visitar y libreros por entrevistar, siempre hay tiempo para las sorpresas. Durante su pasado viaje a Colombia, en donde participó en el Festival Gabo, también presentaba Contra Amazon y una nueva edición de Los difuntos (Ediciones Vestigio), se dio cuenta de que acababa de abrir la nueva librería del Fondo de Cultura Económica de Medellín (llamada Fernando del Paso) y que estaba ubicada en la misma calle de otra librería, Palinuro (una de las novelas de Fernando del Paso tiene este nombre), y muy cerca también de Grámmata: “Por primera vez en la historia de Medellín hay tres librerías en la misma calle y a menos de cincuenta metros de distancia, se va a convertir en un centro cultural importante”, comentó vía WhatsApp días después del viaje.

Sobre “Librerías”, ¿se va a actualizar con las que va visitando? ¿Habrá una nueva edición?

No va a tener más actualizaciones, solo la última ampliada en 2016. Hay un tema muy importante que ha trabajado, por ejemplo, Mario Vargas Llosa: la cantidad. Tienes que pensar cuántos personajes admite la estructura narrativa de tu novela, hay un número determinado de lugares, datos, tiempos, y si te pasas pues esa estructura se rompe. Igual que en una crónica, que no se puede abusar de fechas y estadísticas. En Librerías he llegado al número máximo que puedo citar; seguir haciéndolo sería convertir el libro en una enumeración.

En su cuenta de Instagram @jorgecarrion21 ha publicado solo el 1 % de las fotos relacionadas con el mundo del libro. Tiene un archivo de miles de documentos con aperturas, transformaciones, traslados y cambio de dueños de librerías que existieron o aún existen. Muchas de ellas aparecen en Librerías o en Contra Amazon.

¿El título de su nuevo libro, “Contra Amazon”, fue escogido por una cuestión de “marketing”?

No, es porque es el texto que ha provocado que exista el libro. Si no hubiera publicado el manifiesto contra Amazon y este no se hubiera traducido al inglés y no hubiera tenido tanto impacto, pues Dan Wells (editor canadiense del autor) no me hubiera dicho que reuniera mis mejores textos. De hecho, leí casi cincuenta que tengo sobre el mundo del libro y seleccioné los que tienen más entidad. También es un recurso muy habitual que el texto, o el cuento, más famoso le dé el título a todo el volumen. Ojalá mucha gente compre el libro por Amazon, ya sea por el lugar en donde viven o por la razón que sea, y al leerlo se den cuenta de que merece la pena hacer el esfuerzo de comprar en librerías, aunque sea en la web de esas librerías. Ojalá que, como el caballo de Troya que está en la portada, este libro dentro del armazón de Amazon actúe para cuestionar a Amazon.

891492

2019-11-17T21:00:00-05:00

article

2019-11-17T23:19:17-05:00

[email protected]

none

Isabel-Cristina Arenas

Cultura

Jorge Carrión: “Merece la pena hacer el esfuerzo de comprar en librerías”

79

6766

6845

 

Urbis paternus (El monstruo en el hueco IV)

Alekos: Revestir la ternura de revolución