"Si vamos a decidir sobre la vida y la muerte, vamos a hacerlo juntos": Claudia López

hace 9 horas

Juan de Lejos o la nostalgia de perder el campo

Juan Biermann López, escritor bogotano, lanzará su libro “Juan de Lejos”, un cuento publicado por Jübilo editorial que retrata la angustia del desplazamiento forzado en Colombia y la necesidad de nombrar el conflicto armado en los escenarios culturales.

Esta es la portada del libro "Juan lejos" del escritor bogotano Juan Biermann López. Stephanie Pinilla

A diario cientos de almas solitarias migran a la capital y cuando llegan no reciben más que silencio, sin embargo para el personaje de este cuento, “es mejor estar vivo sin tierra que muerto rodeado de ella”.  Juan de Lejos encarna la figura de todos los colombianos que han tenido que salir huyendo sin respuestas, siendo el blanco de un conflicto interminable que cada vez se hace más difícil nombrar. 

En estas páginas y con la fuerza de su escritura, Biermann retrata la división que experimentan  aquellos que llegan a la ciudad con la única certeza de tener una historia, un recuerdo de lo que fueron y que temen olvidar al repetirlo una y otra vez en los buses, en las esquinas y a los transeúntes. 

Si le interesa, lo invitmos a leer: La inspiración de Pina Bausch (Opinión)

“Llegó un momento en el que reconocí que tenía la necesidad de escribir sobre lo que veía que estaba ocurriendo en mi natal Bogotá. La primera versión de esta historia la concluí hace poco más de quince (15) años, en 2003; y, desde entonces, no es mucho lo que ha cambiado en esa primera versión el texto ni, desafortunadamente, lo que he seguido viendo en la ciudad que habito. Esta es una historia que cuento para que no se repita; o, al menos, para que quede un registro y luego no se diga que el fenómeno del desplazamiento forzado en Colombia no ha sido más que un puñado de casos aislados o fruto de naturales procesos de migración interna”. 

Este libro se vuelve necesario no solo para hablarles a los niños, niñas y adolescentes  de lo que ocurre en el país, sino también para recordarle a los adultos que su corazón a veces fosilizado, todavía puede albergar esperanzas. 

El verde campo eclipsado por el gris exilio de la violencia, el peso de un cuerpo que no   está acostumbrado a la frialdad, los zapatos gastados de un joven que vio apagar la vida de su hermano en el platanal y el nudo en el estómago que se le arma al no poder saciar el hambre, es apenas la superficie de esta dolorosa travesía. 

“Con lo que tiene puesto, Juan llega de lejos huyendo de la amenaza contra su propia vida. Éste es el cuento de muchos de nosotros, un vórtice de la historia nacional. Más allá de las cifras y explicaciones que le asquean, otro Juan, J. Biermann, nos pone frente a las primeras horas de su tocayo en la mole y a sus movimientos para sobrevivir. Sus encuentros con la gente de aquí, nos abren un compás de rechazos y solidaridades que cuestionan nuestra capacidad, la de cada uno, para actuar ante este horror tan personal, tan colectivo”, comentó Luisa Piedrahíta, docente de la Universidad Distrital.  

Esta apuesta literaria de Jübilo editorial, le permite al lector encontrar otras formas de juntar los retazos del conflicto armado, de ser empático y sobre todo de acercarse a la realidad en una ciudad que como menciona el autor, tiene “el alma contagiada de distancia, de lejanía, de ganas de irse muy lejos y olvidarse de todo lo que fue”.

Le sugerimos leer: El "Pensamiento Claro Colombiano", recuerdo de una noche con Sylvia Duzán

La nostalgia de estar a kilómetros de lo que se conoce como hogar, de cambiar el oficio de las manos , de dejar de sentir la suavidad de la tierra, de perder la satisfacción de la siembra y los colores vivos del cielo,de cambiar el sonido de los pájaros por los aviones,  de alejarse de la claridad del campo y de atreverse a soñar con el mañana en un país que se fragmenta y es cíclico en sus tristezas, puede ser ahora considerado un acto revolucionario. 

“Creo que el rol que desempeñan hoy las editoriales independientes es principalmente, el de ampliar el acceso a la expresión impresa, tanto para quienes escriben o ilustran, como para quienes leen. Esto ha traído consigo la aparición de redes y circuitos que alimentan y visibilizan la producción local y nacional; y, al mismo tiempo, ha implicado una cualificación (y hasta profesionalización) del oficio editorial en el país. En ese sentido, quizás sin querer queriendo, están posibilitando materialmente el ejercicio del derecho a la libre expresión. Ignorar desde los escenarios culturales lo que es y ha sido el conflicto armado en este país, es como creer que cerrando con fuerza los ojos nuestro cuerpo dejará de existir”. 

 

* Los primeros ejemplares de este libro, pueden encontrarlos en la librería Matorral, ubicada en la Carrera 19 #36-55, Bogotá.

https://www.elespectador.com/noticias/cultura/carolina-rudas-entre-las-letras-y-los-cascos-azules-articulo-906900

 

906943

2020-02-28T18:00:00-05:00

article

2020-02-29T14:44:15-05:00

aosorio_262373

none

Ana Sofía Buriticá Vásquez

Cultura

Juan de Lejos o la nostalgia de perder el campo

48

5949

5997

 

contenido-exclusivo

Postales sonoras desde casa (Cuentos de mochila)

El virus no descansa