Kazuo Ishiguro: un Nobel cinematográfico

Ayer se conoció el ganador del Nobel de Literatura. Ishiguro, que nació en Japón pero desde niño vive en Inglaterra, tiene dos gustos fundamentales: el cine y la música. Acá un recuento de su paso por la gran pantalla.

Kasuo Ishiguro vive en Inglaterra desde los cinco años. / EFE

Tenía la esperanza de que, si nuestras miradas seguían unidas durante unos cuantos segundos, ella sabría leer mi expresión como yo había sabido leer la suya. Luego el momento pasó, y ella volvió a su lejanía. Nunca podré saberlo con certeza, pero creo que me entendió. Nunca me abandones, (Anagrama 2005).

El año pasado, la Academia Sueca le dio el Nobel de literatura al cantautor estadounidense Bob Dylan. La decisión causó reacciones de amor y de odio: era la primera vez que la Academia premiaba a un músico con un premio que, se creía, era solo para escritores. Este año, el jurado volvió a una zona segura de premiados. Kazuo Ishiguro recibió el galardón por “sus novelas de gran fuerza emocional que han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”.

Ishiguro nació el 8 de noviembre de 1954 en Nagasaki, Japón. Cuando tenía cinco años su familia se trasladó a Surrey, Inglaterra, porque a su papá le ofrecieron un trabajo como oceanógrafo. “Mi padre siempre fue tímido, sus historias del mar redundaban en un silencio prolongado”, dijo alguna vez Ishiguro.

Estudió literatura inglesa y filosofía en la universidad de Kent. Después cursó un posgrado de escritura creativa en la universidad de East Anglia, donde tuvo de profesores a Malcolm Bradbury y Ángela Carter. Su tesis se convirtió en 1982 en su primera novela, Pálida luz en las colinas. Junto a Martin Amis, Ian McEwan Hanif Kureishi, Salman Rushdie o Julian Barnes, Ishiguro pertenece a la generación de novelistas que renovó la narrativa británica en los años ochenta del siglo pasado.

El cine

Cuatro adaptaciones del escritor han sido llevadas a la gran pantalla: Lo que queda del día, novela llevada al cine por James Ivory en 1993 y protagonizada por Anthony Hopkins y Emma Thompson. Tanto el director como los actores y Ruth Prawer Jhabvala, autora del guion que adaptó la novela del escritor, fueron nominados a los Óscar y a los Globo de Oro, aunque finalmente no se llevaron ninguno de estos premios, solo Hopkins ganó un Bafta por su papel de mayordomo, protagonista de este drama costumbrista.

La condesa rusa es una obra en la que un diplomático ciego estadounidense, en el Shanghai de los años treinta, se enamora de Sofía, condesa rusa que trabaja como camarera para ayudar a su decadente familia aristocrática. Fue protagonizada por Ralph Fiennes, Natasha Richardson, Lynn Redgrave y Vanessa Redgrave. A principios de este año, Kazuo Ishiguro, en una entrevista con El País, de España, dijo: “La relación con el cine mantiene a los libros en el centro de la cultura”. Pero nunca adapta sus guiones, porque como él mismo dice: “Escribir una novela es un trabajo muy duro, y una vez que la terminas lo último que quieres es volver sobre el mismo material”. En 2003 se adaptó The Saddest Music in the World, de Guy Maddin, un musical con protagonistas como Isabella Rossellini, María de Medeiros y Mark Mckinney.

El último de sus libros adaptados, por ahora, —el productor Scott Rudin compró los derechos de El gigante enterrado, que se publicó en 2016— es Nunca me abandones (2010), de Mark Romanek, filme protagonizado por Carey Mulligan, Andrew Garfield y Keira Knightele.

Antes de convertirse en novelista, Ishiguro escribió guiones para películas y series de televisión.

A pesar de su alabada trayectoria, la elección de Ishiguro ha sido recibida en el mundo editorial como una sorpresa, en la medida en que no era un habitual en las quinielas. En los últimos días, casas de apuestas como Ladbrokes habían desvelado los nombres de los favoritos para recibir el Nobel de 2017. Autores como el keniano Ngugi Wa Thiong'o o el japonés Haruki Murakami habían sido las principales apuestas para alzarse con el galardón más importante de las letras, pero no es la primera vez que sus nombres aparecen entre los candidatos. La canadiense Margaret Atwood, el poeta surcoreano Ko Un o el chino Yan Lianke también habían entrado en esa lista.

últimas noticias

Interpretación de un sueño

Rubén Blades y Maestra vida